Running For You cap 3

Running For You

Capitulo 3: En Busca de la verdad… “Contempla las estrellas en la noche”

“El amor y el recuerdo están confundidos en el interior de cada persona. Entrelazados, quedan en la memoria, como un sueño que resplandece, y el corazón sigue ignorando el origen de tanta clemencia. Nunca se sufre tanto por amor como cuando volvemos a ver el objeto amado, o mejor cuando este está ausente. Por eso evitamos todo aquello que nos recuerda a aquella persona que deseamos olvidar e incluso aquello que culpamos por habernos apartado de su lado. Puedes luchar contra la distancia, contra las personas que te rodean por no dejar ir ese amor, pero ¿Cómo luchas contra la muerte por esa persona? Y después ¿Cómo no te culpas a ti mismo por su muerte?”

-Ahh. . .- suspiro por decima vez en la tarde

Estaba acostada en el césped del jardín en donde se encontró a Ryo la primera vez. Desde que Ryo había salido del hospital todo había cambiado. Los chicos ya no hablaban, se sentaban en mesas distintas y Ryo había comenzado una campaña “Anti-Akari” que la tomo por sorpresa.

-No entiendo que les ocurre. . .-volvió a suspirar- estaban bien hasta antes de que lo internaran. . .-

Se levanto al oír el sonido de su celular, lo abrió y vio que era un mensaje de texto de Tegoshi que decía: “¡¡Te esperamos en el auditorio para el ensayo, no faltes!! ☻♥!!

-Otro ensayo. . .-volvió a suspirar- y hoy tampoco lo veré, espero que valla a la fiesta de mañana-

Desanimada, se levanto y comenzó a caminar hacia el auditorio. Llevaba toda la semana yendo a ese jardín para encontrarse con él y preguntarle que le ocurría, pero al parecer el también evitaba ese lugar—como todos los lugares en los cuales ella pudiera estar—también llevaba toda la semana practicando con los chicos, mañana seria la fiesta y suponía que saldría aun mas tarde para perfeccionar la nueva canción que ella escribió.

-.-.-.-.-.-

Espero hasta que ella se fuera del jardín para el sentarse allí. No quería evitarla, pero sabía que si la veía, inevitablemente, se comportaría de la misma forma que en el cuarto de hospital y no podía permitirse sentirse atraído por ella, por más dulce y envolvente que resultara su presencia. Camino hacia el lugar donde estaba Akari y se acostó en el césped.

-¿Qué tiene esa chica?-suspiro- y ¿Por qué se tiene que parecer tanto a Hikari?. . . Hikari. . .-se sentó y miro al cielo- ¿Por qué te fuiste Hikari? Todo sería distinto si estuvieras a mi lado. . .Te necesito. . .-se volvió a acostar en el césped y cerró los ojos para evitar llorar

Comenzó a recordar todo lo que vivió con ella, desde que la conoció en las pistas de atletismo, los paseos, las risas. . .Los besos, el último día que la vio con vida e incluso lo confundido que se encontraba el día después de su muerte. Todos los recuerdos llegaban a él, hasta que, sin darse cuenta, recordó el día en que conoció a Akari. Todo lo que su sonrisa le transmitió, el deseo de tomar su mano nuevamente. ¿Qué le ocurría? ¿Qué demonios tenía esa chica para volverlo loco?

-No lo entiendo. . .-se sentó otra vez en el césped- ¿Qué demonios me hiciste Akari?- se levanto y comenzó a caminar hacia el campus central, necesitaba salir de ahí, si no terminaría buscando a Akari y eso no sería buena idea

-.-.-.-.-.-.-

Como ella lo predijo, terminaron de ensayar pasadas las ocho de la noche, el ensayo fue arduo, sobre todo porque ella tenía que mejorar unas notas para armonizar su voz con la de Tegoshi y Masuda, pero al final lo logro y la canción había quedado muy bien y eso le había levantado un poco el ánimo, pero no lo suficiente para quitarle los nervios que sentía por la presentación.

-Chicos, espero que todo salga bien mañana- les dijo a los chicos con una gran sonrisa y muchos nervios

-Ya verás que si Akari-chan- le dijo Masuda recogiendo sus cosas

-Espero que a todos les guste la canción- dijo Akari

-No te preocupes, las canciones del TegoMass siempre han gustado- dijo Koyama riéndose al final de la frase

-Pero esta canción la escribí yo y ¿si no les gusta?-

-¡Ya verás que si!- volvió a decir Koyama

-¿nunca habían cantando con alguien más?-

-A veces cantamos con Yamapi o con el Koyashige, Ryo es el que tiene tiempo que no canta con nosotros- dijo Yuya- aunque suele ir a las fiesta a vernos. . .-

-Chicos, ¿puedo preguntarles algo?- dijo con un poco de pena, algo poco normal en ella, pero que no paso desapercibido por todos

-Dinos- le alentó Kato

-¿Qué paso entre ustedes y Nishikido-kun después de que deje el hospital?- enseguida noto como todos se ponían muy serios, lo que hizo que se arrepintiera de preguntar

-No tienes que preocuparte por eso- dijo Yamashita muy serio- son peleas pasajeras

-Ya. . .-algo dentro de ella le dijo que mejor no siguiera preguntando sobre eso, pero recordó otra pregunta que quería hacerles- ¿puedo preguntar otra cosa?-

-¡¡Claro!!- le volvió a alentar Kato

-¿Quién es Hikari-san?-Si la cara que pusieron antes la hizo arrepentirse de la pregunta, la que pusieron ahora hizo que ella deseara correr. El rostro de todos se oscureció, como si la pregunta que hizo fuera el peor de los tabús que pudieran existir sobre la tierra- ¿chicos?- se animo a llamarlos después de un rato de silencio

-¿Quién te hablo de ella?- le pregunto Yamashita

-Nishikido-kun me llamo “Hikari” en el hospital, le pregunte a él y me dijo que no era nadie-

-No te preocupes, es una persona que ya no está aquí- continuo Yamashita

-¿Por qué tanto misterio con ella? ¿Qué ocurrió?- pregunto un poco desesperada, odiaba que le respondieran con evasivas

-Akari-chan, tranquila- le dijo Masuda acercándose a ella- Ya es tarde, deberíamos irnos- le dijo para cambiar el tema

-Pero. . .- la interrumpió Koyama

-¡Es cierto! Y mañana tenemos muchas cosas que hacer- tomo su mochila y avanzo hacia la puerta- Kato, ¿nos vamos?-

-Si- también tomo su mochila y fue con Koyama- ¡ja ne minna!- saliendo por la puerta mientras los demás se despedían de los dos con la mano

-Yo también me voy, tengo cosas que hacer- dijo Yamashita- nos vemos mañana. . . Y Akari, no te preocupes por Ryo, el estará bien- y se fue

-No lo entiendo. . .- dijo suspirando- ¿Por qué todos evaden mis preguntas?- dijo como si fuera una niña

-Es que tus preguntas son extremadamente sinceras y directas- dijo Masuda riéndose al final de la frase

-. . .- suspirando

-Vamos, te acompañaremos a casa que es tarde- le dijo Tegoshi caminando hacia la puerta seguido por Masuda y Akari

-.-.-.-.-.-.-.-.-

El día de la tan esperada fiesta llego, poco a poco el exclusivo club “L” en el Roppongi se fue llenando de todas aquellas personas que deseaban pasarla bien en las excelentes fiestas del “TegoMass”. Todos estaban muy emocionados porque iban a estrenar nuevas canciones y una chica cantaría con ellos.

Akari se preparaba en un cuarto detrás del escenario. Tenía un lindo maquillaje, nada cargado, lo necesario para resaltara lo linda que ya era por naturaleza. El cabello lo tenía  suelto, ondulándose las puntas para que se viera un poco más corto de lo que ya era. Tegoshi le había entregado un lindo vestido strapless en color azul turquesa, la parte del busto estaba adornada con pedrería en distintos tono de azul, se ceñía a su cintura y luego caía graciosamente hace las rodillas. Cuando se lo puso casi se tuvo que pellizcar por lo bello que le quedaba—no es que quisiera presumir, pero era verdad—dio varias vueltas comprobando el volumen del vestido y le encanto aun mas.

-Te queda bellísimo Akari-chan- le dijo Masuda, asustándola

-¡Massu! No me asustes- llevándose una mano al pecho- pero tienes razón, me queda bellísimo- mirándose de nuevo en el espejo

-Falta poco para que empiece el espectáculo, recuerda que te toca en la quinta canción- le dijo sacándola de su mundo

-No te preocupes no se me olvidara- mostrándole una sonrisa- Y ¿los demás?-

-Tego está arreglando unas cosas con los músicos, Yamashita está con los invitados y Koyama y Shige se están esperando para la apertura. . .-

-Y. . .¿Nishikido-kun?- pregunto con nervios

-No lo sé- bajando la mirada- no creo que venga

-Massu- lo llamo- ¿Por qué tanto misterio con Hikari-san? ¿Tu si me dirás que paso con ella?-

-Akari. . .Yo. . .- nervioso, no quería contarle sobre eso o mejor dicho, no quería ser él quien contara eso

-Onegai Massu- le rogo- siento que ella es la causante de las cosas que le pasan a Ryo, que por ella, el abandono el atletismo-

-¿Cómo. . . como sabes que el practicaba atletismo?- pregunto sorprendido

-Se algunas cosas de él y quiero ayudarlo, pero si no me dicen lo que le ocurrió no podre hacerlo- le respondió muy seria

-Lo siento Akari-chan, pero a mí no me concierne decirte- se dio la vuelta para evitar mirarla, porque sabía que le contaría todo- lo que sí puedo decirte, es que tal vez pierdas tu tiempo al intentar que el vuelva a correr, ya nosotros lo intentamos todo y no funciono- salió del lugar dejando a Akari con muchas preguntas.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

El espectáculo comenzó, la primera canción del TegoMass era muy animada, se llama “Moshi mo Kono Sekai Kara OO ga Nakunattara” Los gritos de las chicas no se hicieron esperar, algunas hasta lloraron, era una canción muy linda. Al avanzar el espectáculo, Akari se sentía más nerviosa, siempre había cantado para ella o para su abuelo, nunca para un público y eso la aterraba. Trato de tranquilizarse, pero era inútil y eso la estaba preocupando. No quería defraudar a los chicos ni mucho menos arruinar la canción. Sin darse cuenta, el tiempo pasó y ya era su turno.

-¡¡Akari-chan, te toca!!- la llamo en un susurro Tegoshi, pero la noto rara- ¿te encuentras bien?- le pregunto preocupado

-hai. . .- la voz apenas y le salía

-¿Akari-chan?- la llamo Masuda- tranquila, respira, tu puedes hacerlo- la alentó

-Además estamos contigo- le sonrió Tegoshi

Al ver el apoyo de los chicos se sintió un poco mejor, cerró los ojos y se relajo. Los volvió a abrir y en ellos había determinación y la alegría que siempre la rodeaba

-Estoy lista-

-¡Bien!- respondieron Tegoshi y Masuda a la vez

El escenario ya estaba preparado, había tres bancos altos y al frente de ellos estaban los micrófonos. Las luces las habían bajado un poco y les habían cambiado el color a un azul oscuro para simular la noche. Cuando Tegoshi, Masuda y Akari salieron al escenario, comenzaron a aparecer pequeños rayos de luces blanco en el techo para similar las estrellas. Todos estaban muy asombrados por lo bello que se veía todo. Los chicos se quedaron boquiabiertos al ver lo bella que se veía Akari, pero sobre todo cierto chico que llevaba tiempo pensando en ella.

Antes de que comenzara a sonar la música, Akari comenzó a buscar con la mirada a Ryo, deseaba que estuviera allí, que la viera cantar y que luego la felicitara si todo salía bien. Se llevo una gran alegría al verlo entre el público, viéndola fijamente. Ella le brindo una sonrisa y a pesar la poca luz, pudo ver como él se la devolvía en otra que hizo que la confianza en ella creciera.

Cuando la música sonó los sentimientos salieron a relucir en esta bella canción:

Massu: Hodoukyou kaidan wo noboru boku no senaka wo
Suki nante iu no wa kimi ga shikainai darou
Tego: Boku no te ni tayoru you ni itazura wo suru you ni
Ha wo misete waratteta kimi ga natsukashii ano koro

Akari: Boku no koto de kimi ga nakunan tte de
Sonna no okashii yo sou daro
Boku wa ureshiinda datte ima koko ni
Kimi ga iru sono koto ga hontou ni shiawase nandakara

All: Moshimo boku ga shinde shimattemo
Yoru wa hoshi wo nagameteokure
Waratteru darou sore ga boku da yo
Issho ni waratte okure
Hora goran kanashikunai daro

Tego: Kaigai ni ikitai to futari de passport wo
Totta kedo sore dake de manzoku shittake ne
Massu Africa no Sahara to ka itsuka issho ni yukou
Sonna koto hanashita ne warai ga afureta ano koro

Akari: Hitori ja ikite yuke nai nante
Sonna koto iwanai de sou darou
Kimi ni wa waratte mirai wo mite hoshii
Sono egao wo sore dake de hontou ni shiawase nandakara

All: Moshimo boku ga shinde shimattemo
Yoru wa hoshi wo nagameteokure
Waratteru darou sore ga boku da yo
Issho ni waratte okure
Hora goran kanashikunai daro

All: Michi ga togirete shimau wake janai
Kimi ni kikoeru you ni michishirube wo utau

All: Ashita boku ga shinde shimattemo
Nakanai de sora miagete
Waratteru darou sore ga boku da yo
Akari: Sou da yo koko ni iru kimi no soba ni
All: Moshimo boku ga shinde shimattemo
Yoru wa hoshi wo nagameteokure
Waratteru darou sore ga boku da yo
Issho ni waratte okure
Hora goran kanashikunai darou

Subo las escaleras del puente de peatones y detrás de mí
Solo me decías “Te quiero”
Confiando en mi mamo, que es traviesa
Cuando sonríes, me causa nostalgia

Lloras por mí
Es muy extraño, es cierto, soy feliz por estar aquí
Y tú estás conmigo, realmente soy feliz

Si yo muriera
Contempla las estrellas en la noche
Están sonriendo ¿no? Ese soy yo
Vamos a sonreír juntos
Y mira, después de todo no estés triste

Queremos ir al extranjero y ambos tenemos nuestros pasaportes
Pero estoy satisfecho con esto
Hemos hablado sobre ir al desierto del Sahara en áfrica juntos
Y las risas se desbordaron

No estás viviendo sola
Nunca digas que es cierto
Quiero tener un fututo contigo en donde sonrías
Y con solo esa sonrisa, seré feliz

Si yo muriera
Contempla las estrellas en la noche
Están sonriendo ¿no? Ese soy yo
Vamos a sonreír juntos
Y mira, después de todo no estés triste

No es porque haya una pausa en el camino
Canto una canción que me guía, al igual que te escucho

Si yo muriera mañana
No llores, pero mira al cielo
Estas sonriendo ¿no? Estoy allá arriba
Si, estoy aquí a tu lado
Si yo muriera
Contempla las estrellas en la noche
Están sonriendo ¿no? Ese soy yo
Vamos a sonreír juntos
Y mira, después de todo no estés triste

Al finalizar todos aplaudieron, entre lágrimas—por parte de las chicas—y admiración—por parte de los chicos. Ryo, no solo estaba sorprendido por como cantaba Akari—ya la había oído una vez, pero esta vez fue espectacular—sino por lo que decía la letra. Cada vez que Akari cantaba, sentía que Hikari cantaba para él. Sin darse cuenta un lagrima bajo por su mejilla y luego otra y otra. Salió corriendo antes de que alguien pudiera notarlo.

-.-.-.-.-.-.-

Cuando Akari termino de cantar, sintió los aplausos de todos, pero ella solo buscaba a Ryo, y cuando lo encontró, lo que vio la confundió. Ryo la miraba con una mezcla de sentimiento que ella no sabía descifrar, estaba entre la admiración, la tristeza, la desolación, incluso “amor”. Pero lo que más la confundió fue cuando él comenzó a llorar y salió corriendo. No espero un segundo más y fue tras él.

Corría todo lo que podía, hasta que por fin lo vio entrar en el baño de hombre, sin importarle nada, entro, sorprendiendo a uno que otro chico que estaba allí, pero enseguida se salieron. Camino un poco hasta quedar detrás de él, reflejándose en el espejo

-¿Nishikido-kun?- lo llamo- ¿Estás bien?- le pregunto

-Déjame solo. . .- le dijo con la voz vacía

-No- respondió con seguridad, no lo dejaría y muchos menos si sentía que él estaba mal

-Quiero estar solo, vete por favor- Mantenía los ojos cerrados, porque sabía lo que pasaría si la veía

-Nishikido-kun. . .-se acerco a él y toco su hombro- no me iré- le volvió a decir con firmeza

-¡¡Te dije que te fueras!!- le grito y aparto la mano de ella con un movimiento de la suya, haciendo que el paquete que sostenía en esta, callera en los pies de ella

-¿Qué es esto?- se agacho a recogerlo, cuando lo tuvo en sus manos, vio unas pastillas azules casi blancas- Nishikido-kun ¿Esto es. . .?-dejo la pregunta en el aire. No quería ni pensar que eso fuera lo que ella creía, ni mucho menos de que los rumores fueran ciertos

-No te incumbe, devuélvemelas- se dio la vuelta y trato de quitarle el paquete, pero ella movió la mano y se lo impidió- Akari. . .- le advirtió

-¿Por qué? ¿Por qué tomas esto?- pregunto

-No te. . .- lo interrumpió

-¡¡Si me incumbe!!- le grito al borde del llanto-¡¿Por qué lo haces?! ¡¡Solo te haces daño!!- le dijo enojada por su comportamiento- ¿crees que tomando esto todo se resolverá?- mostrándole una bolsita de plástico con las pastillas dentro

-¿y crees que me importa lo que pienses? Solo eres una extraña para mí, ¡¡así que déjame solo de una vez!!- le grito

 

-¡¡no lo haré!!- lo abrazo- no me importa si me odias, no voy a dejarte- le susurro entre lagrimas

De nuevo sentía su calor y esa sensación de paz que solo ella era capaz de emanar.

-Yo curare tus heridas- le dijo en un susurro- no tienes que tomar esto para escapar, yo hare que olvides todo y vuelvas a empezar. No quiero que sigas sufriendo Ryo. . .- lo abrazo mas fuerte

Podía sentirla y esta vez no la confundía con Hikari, era Akari, su calor, su olor, sus palabras. Mas lagrimas comenzaron a rodar por sus mejillas. Correspondió el abrazo y escondió su rostro en el cuello de ella para comenzar a llorar y dejarse consolar por esa chica que poco a poco comenzaba a formar parte de su vida.

Cuando sintió que el comenzaba a abrazarla, no dudo en seguir consolándolo. Las palabras sobraban, solo necesitaba trasmitirle su deseo por ayudarlo a salir a adelante. Recordó las palabras de Masuda y se prometió a si misma que haría todo lo que ella pudiera por ayudarlo y si no podía, seguiría intentándolo hasta que él se dejara ayudar.

-Yo estaré contigo- le susurro de forma dulce- no lo dudes nunca, no te dejare. . .-

Y con estas palabras, Ryo se dedico a desahogarse, a sacar un poco del dolor que había en su corazón y dejándose envolver por esa calidez que tanto necesitaba.

Continuara. . . . . . . .

 

 

Anuncios

[*Kiseki-fics*] Running For You Cap. 2

Running For You

2do Capitulo: Acercamiento

“¿Las drogas son el único remedio para olvidar? Es cierto que te llegan a aislar de la realidad, de aquello de lo que tratas de escapar, aunque al final, el precio a pagar sea tu vida. Pero ¿Qué pasa cuando el efecto se termina? ¿No sería mejor enfrentar aquello de lo que tratas de escapar? Las drogas son el escape momentáneo de esa realidad a la que no quieres regresar. . .”

-¿Porque lo hiciste?- Dijo una voz que el reconoció

-¡¡Te juro que no fue mi intención!!- Grito él con desesperación

Aun así me abandonaste y me dejaste morir. . .Todo, porque preferiste la gloria a estar conmigo cuando te necesitaba. . .- le respondió la voz de forma fría y acusadora

¡¡No es cierto!! ¡¡¡Yo te amaba!!!- respondió el entre lagrimas

-Mentiroso. . .-

-¡¡¡NO!!!- grito al despertar

Estaba empapado en sudor y su respiración estaba acelerada. Hace una semana que soñaba lo mismo. . . No veía el rostro de la persona que le hablaba, pero reconocería esa voz en cualquier lado.

-Esa niña. . . Es la culpable. . .- se volvió a recostar y cerró los ojos para tratar de conciliar el sueño, aunque sabía que era un caso perdido

Desde que conoció a Akari ha estado soñando lo mismo. Solo escuchaba a Hikari acusándolo de haberla dejado morir sola, después ella desaparecía y él se despertaba gritando y agitado. Cansado de esperar a que el sueño llegara, alargo el brazo hasta la mesa de noche y tomo una bolsita de plástico con unas pastillas dentro. Tomo una y se la tomo sin agua. . .Espero a que hiciera el debido efecto y pudo olvidar todo. . .Como siempre. . .

-.-.-.-.-.-.-

A pesar de que se despertó en la madrugada, llego temprano a la universidad. Ese día no tenía muchas ganas de asistir, pero era mejor que quedarse en el apartamento. Se sentía algo mareado, según él, podría deberse a que se había tomado una pastilla de más, pero ya eso le daba igual.

Llego hasta uno de los jardines de la universidad y vio a sus amigos reunidos en una de las mesas. Yamashita Tomohisa, Tegoshi Yuya, Masuda Takahisa, Kato Shigeaki y Koyama Keiichiro. El podía confiar plenamente en esas cinco personas, habían sido amigos desde hace muchos años y se conocían a la perfección, pero eso no evitaba que se sintiera solo. Cuando se acerco un poco más, pudo distinguir una figura femenina, de cabello castaño y una voz alegre. ¿Qué demonios hacia Akari con ellos cinco? Sin darse cuenta una sensación extraña lo invadió, tal vez ¿celos? Se detuvo un momento y sacudió un poco su cabeza. El no podía estar celoso, porque sencillamente, no sentía nada por Akari. . .

-¡Nishikido-kun!- lo llamo Akari, sacándolo de sus pensamientos- ¿Qué haces ahí parado? ¡Ven!- le hizo señas con las manos para que se acercara a ellos

Los chicos lo miraron y sonrieron al mismo tiempo, Ryo confundido por la actitud de ellos se acerco a la mesa, los miro con desconfianza y se sentó en el asiento que quedaba frente a Akari

-¿Desde cuándo ustedes se conocen?- Pregunto Ryo confundido, el no sabía que se conocieran

-Desde hace unos días- dijo Tegoshi, abrazando a Akari con su brazo izquierdo, haciendo que esa extraña sensación volviera

-Me escucharon cantar. . . ¡Igual que tú!- le dijo Akari con gran alegría

-Ya. . .- respondió Ryo restándole importancia

-Por eso le pedimos que se presentara en la fiesta que estamos organizando para el fin de semana que viene- le comento Masuda pasando su brazo derecho por los hombros de Akari para completar el abrazo que inicio Tegoshi

-¡Seria divertido que fueras!- comento Koyama- ¡las fiesta que organiza el “TegoMass” son geniales!- riéndose al finalizar la oración

-¡Claro!- Dijo Akari aun con más alegría- además me dejarían cantar-

-Déjate de decir tonterías. . .-Dijo Ryo de forma cortante- Tu no iras a esa fiesta. . .Tegoshi, ¿Cómo se te ocurre invitarla?-

-¿Qué tiene de malo que vaya?- le pregunto Akari antes de que Tegoshi respondiera

-Una fiesta de Universidad no es lugar para una niña como tú. . .- Ryo se levanto de la silla para imponer su orden

-¿Una niña como yo? ¡No me hagas reír!- Akari también se levanto de la mesa. No entendía que le pasaba, ella era libre de ir a donde quisiera y el no la podía controlar

-Oigan chicos, ¡tranquilos!- le dijo Yamashita tratando de calmarlos

-Pues ríete, ¡niña! Y no iras a esa fiesta, no es lugar para ti- se dio la vuelta y comenzó a alejarse de la mesa, pero la cabeza le empezó a dar vuelta y enseguida se detuvo

-¿Adonde crees que vas? No he terminado de. . .- Dejo de hablar al ver que Ryo se detenía- ¿Nishikido-kun?- lo llamo extrañada

-¿Ryo?- Dijo Yamashita preocupado y levantándose de la silla

Los demás imitaron a Yamashita y se acercaron a Ryo, menos Akari que se quedo en su sitio de pie, asustada por el cambio repentino de Ryo. Cuando los demás se acercaron y le preguntaron qué le ocurría, Ryo y apenas era capaz de prestarle atención a lo que ellos le preguntaban, la cabeza le daba vueltas y le pitaban los oídos. De repente, comenzó a sentir un fuerte dolor en el estomago y cayó de rodillas y vomitando una sustancia blanca. Los chicos se acercaron a ayudarlo. Otras personas que estaban alrededor también se acercaron. Ryo a penas si era consciente de lo que pasaba a su alrededor. Intento levantarse pero enseguida callo desmayado en el suelo. . .

-¡¡¡¡¡¡¡RYO!!!!!!!!!- Grito Akari corriendo hacia donde estaba Ryo para ayudarlo junto con los demás.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Despertó algo desorientado, de lo último que había sido consciente, era de un fuerte dolor en el estomago y de una voz que lo llamaba. Esa voz. . . ¿de quién era? Se le hacía familiar y un extraño sentimiento brotaba de el al recodarlo.

-¿Ya estas despierto?- le dijo aquella voz que el recordaba, pero esta vez estaba más tranquila que la última vez que la escucho- ¿Ryo?-

El entre abrió los ojos y distinguió una figura borrosa, al aclarar un poco más la vista, se sorprendió. ¿Qué hacia Hikari ahí? ¿Acaso había muerto y se había encontrado con ella? Muy confundido, se incorporo como pudo en la cama y la miro fijamente. Estaba exactamente igual que hace cuatro años, salvo porque ahora sus mejillas estaban más rosadas que antes. Pero sus ojos, eran los mismo, llenos de vida y con ese brillo de inocencia que la caracterizaba, y ¡sus labios! Rosados y carnosos, lo invitaban a volver a besarla como en aquellos días en los cuales era feliz.

-.-.-.-.-.-.-.-

Akari estaba confundida por la forma en que él se estaba comportando. Creyó que estaba despierto y lo llamo por su nombre, sabía que se molestaría y que comenzaría a reclamarle, pero en lugar de eso, se incorporo en la cama y comenzó a mirarla de una forma extraña, como si sintiera algo por ella. Pero eso era imposible y absurdo. . . Entonces. . . ¿Por qué su corazón había comenzado a latir con fuerza? Sintió como sus mejillas comenzaba a arderle, con la suerte que tenia, lo más probable era que se estuviera sonrojando. Cerró los ojos esperando que el comenzara a reírse, pero lo que hizo la confundió completamente.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

La vio cerrar los ojos y no se resistió y la abrazo. Era cálida. Justo como la recordaba, aunque su aroma era mil veces más dulce y exquisito que hace cuatro años. Cuanto añoraba abrazarla. . .Y ahora que lo hacía, parecía un sueño. . .

-Estas exactamente igual que hace cuatro años. . .- le susurro al oído

-¿De qué ha. . .?- El la interrumpió

-Shh. . . No hables. . .No sabes cuánto espere para volver a verte. Sufrí mucho al perderte. . .

-¿Ryo. . .?- No entendía que pasaba, pero le agradaba como la abrazaba, aunque había algo que le decía que ese abrazo y esas miradas no eran para ella

-Me encanta cuando dices mi nombre. . . Hikari. . .-

En ese momento supo que su suposición era cierta, nada de lo que él estaba haciendo ahora era para ella, si no para esa chica llamada “Hikari” trato de apartarse de él, pero era inútil, Ryo tenía más fuerza que ella

-¡Suéltame! ¡¡Nishikido-kun suéltame!!- le pidió, mientras llevaba sus manos al pecho de él para tratar de separarse. Cuando lo logro, se aparto de la cama. Ryo no intento seguirla- ¿Nishikido-kun?-

-¿Akari. . .?- pregunto algo confundido, no se supone ¿Qué estaba con Hikari?- ¿Pero qué. .? ¿Dónde estoy?-

-En el hospital. . . Te desmayaste en la universidad y te trajeron aquí. . .-

-¿Qué haces tú aquí? No se supone que tienes clases. . .- le dijo con el tono de indiferencia con el que siempre se dirigía a ella

-Si. . . Pero alguien se tenía que quedar contigo y estaba muy preocupada por ti- le respondió mirando al piso. Por alguna razón, odiaba que le hablara de esa forma

-Ya. . .- mirando al techo

-Nishikido-kun. . .- lo llamo y espero hasta que el la mirara para continuar- ¿Quién es Hikari?- le pregunto algo avergonzada

-Nadie-

-No mientas. . .¡Si no fuera nadie tu no me habrías confundido con ella!- le respondió algo molesta

-No te importa y no eres nadie para exigirme que te cuente lo que me pasa- le respondió molesto. No quería herirla, pero era mejor si ella lo odiaba, aunque le doliera, así tenía que ser

-Solo quiero ayudarte- se acerco a la cama y puso su mano en la mejilla de el- veo el dolor que hay en tu corazón y no quiero que sigas sufriendo- se acerco a él y junto su frente con la de él, sorprendiéndole.

No sabía que quería hacer exactamente, pero verlo sufrir le lastimaba. Quería curarle las heridas de su corazón, quería sacar todo el dolor que había en él y la única forma de hacerlo, era acercándose a él, comprendiendo lo que todos ignoraban y apoyarlo en lo que todos le daban la espalda. Estando a su lado y tal vez el abriría su corazón para ella.

¿Qué demonios tenia esta chica que empezaba a volverlo loco? No solo por su parecido a Hikari, si no que en sí, la escancia de Akari lo atraía. Pero eso no podía ser, el no se podía acercar demasiado a ella y hacerle lo mismo que a Hikari, pero no podía evitarlo, deseaba mas de Akari, deseaba poder seguir sintiendo esa paz que ella le brindaba, así que llevo su mano a la mejilla de ella y la dejo allí.

Continuaron de esa forma un poco más, hasta que sintieron que abrían la puerta. Akari enseguida se separo de él y se sentó en la silla que estaba próxima a ella. Estaba ruborizada y fue algo que no paso desapercibido para las personas que estaban entrando.

-Veo que ya despertaste. . .- dijo Yamashita

-¿Te encuentras bien?- le pregunto Tegoshi

-Si-respondió simplemente Ryo

-Akari-chan, pensamos que a te había ido- le dijo Shige

.Me quise quedar hasta que despertara, pero ya me voy- se levanto de la silla y tomo sus cosas- mejórate Nishikido-kun- hizo una pequeña reverencia y se dirigió a la puerta- minna. . . Ja ne!- y salió antes de que los chicos pudieran hacerle más preguntas

Al Salir de la habitación  su corazón latía muy rápido. Jamás pensó que el respondiera a la forma tan inusual que ella se acerco a él, pero cuando sintió su mano en su mejilla algo dentro de ella salto de felicidad. Era una sensación que no podía describir, pero se sintió realmente bien

“¿qué me está pasando?”– pensó- Solo lo conozco de una semana y ya mi corazón late como loco cuando estoy con él. . .Tengo que estar loca– comenzó a caminar hacia la salida, pensando en todas esas cosas que comenzaba a sentir

-.-.-.-.-.-.-.-

-Se puede saber ¿en qué demonios pensabas?- le pregunto Yamashita molesto

-Yamapi. .- lo llamo Masuda

-¿De qué hablas?- le pregunto Ryo confundido

-¿Sabes porque estás aquí?- le pregunto Tegoshi también molesto. Ryo negó con la cabeza- te hicieron un lavado de estomago-

-¿Para qué?-

-¡¡Para sacar la porquería que te tomaste!!- le dijo Yamapi muy molesto- ¿Qué demonios haces tomando droga? ¿Estás loco?- Acercándose a la cama de Ryo y tomándolo por el cuello de la bata de hospital

Koyama y Shige se acercaron para alejarlo de Ryo. Todos estaban preocupados por ese hábito de él y creían que lo había dejado. Pero se llevaron una gran decepción al enterarse que no era cierto.

-Solo acabas con tu vida. ¡Las drogas no te ayudaran en nada!- le dijo Tegoshi

-Ese no es asunto de ustedes- les respondió indiferente

-¡Somos tus amigos! ¡¡Por supuesto que nos corresponde!!- le dijo Koyama- ¡nos preocupamos por ti!

Ryo no dijo nada y esquivo la mirada de todos. Sabía que se preocupaban, pero el necesitaba ese “Escape” para olvidar algunas cosas.

-Sabemos que lo de Hikari aun te duele, pero podrías canalizar toda esa energía en otra cosa, como por ejemplo, volver a correr- le dijo Tegoshi sorprendiendo a todos, porque por lo general, el tema de Hikari y el atletismo preferían no tocarlo

-No digas tonterías, ¡¡no pienso volver a correr!! Y no vuelvas nombrarla-

-Eres un idiota- le dijo Tegoshi y salió de la habitación

Los demás lo imitaron, no valía la pena hablar con el de ese tema. Solo Yamashita se quedo

-No le dijimos a Akari el porqué te tuvieron que internar- le dijo con indiferencia- no queríamos que ella se enterara de esto

-Gracias- le respondió simplemente. El tampoco deseaba que ella supiera esa parte de su vida

-no lo hice por ti. . .- y salió de la habitación

Cuando Ryo estuvo solo, comenzó a golpear la cama con el puño para liberar la frustración. De nuevo estaba solo. . . .

Continuara. . . . .

[*Kiseki-fics*] Running For You: Cap 1

Running For You:

1er Capitulo: Una luz que se apaga y Otra que aparece

“Atletas, compañeros, amigos, todos conocidos…pero la verdad es que al competir todo somos rivales, no descansaré hasta verlos detrás de mi, no descansaré hasta que no quede nadie por adelantar, no descansaré hasta que haya conseguido lo imposible dentro de lo imposible, al igual que te digo que por encima de toda la rivalidad tiene que brillar el compañerismo porque eso es ser un verdadero atleta. La palabra <<rendirme>> no existe, solo existe el <<podré conseguirlo>> el <<’yo puedo hacerlo>>…sacar esa rabia, esa motivación de lo más profundo y sacarlo en el momento en que tu mente, tu cuerpo… empieza a decir que no…ese es el momento en que tienes que encontrar tu chispa y decir de nuevo…<<aquí estoy yo, aún no me he rendido>>

 -Lo imposible se intenta, lo difícil se consigue-.”

Pensó con determinación al momento de ponerse en su lugar en la pista. Era la última carrera y el estaba dispuesto dar todo lo que tenia y mas por ganarla. “Lo imposible se intenta, lo difícil se consigue”  se dijo a si mismo una vez mas y cerro los ojos. Medio segundo después que abrió los ojos, el juez apuntaba la pistola al cielo, listo a dar la señal.

Al oír la señal, su mente solo tenia fija la meta, rebasar a todos sus rivales, ser el mejor y ganar. Corría con todas sus fuerzas, estaba cansado pero el dejaría todo en la pista con tal de ganar. Al pasar la ultima curva, vio la meta y dando todo de el, saco todas sus energía para llegar. Cuando alcanzo la meta, la alegría y la euforia lo invadieron. Había logrado su sueño. Ganar los 200 metros planos en el campeonato de invierno. Su entrenador y compañeros de equipo lo felicitaron.

Parecía un sueño, pero cuando le entregaron la medalla del primer lugar, todo se volvió más real. Todo era real. Pero había algo que aun tenia que hacer o mejor dicho, había a alguien a quien se lo tenía que contar, pero por mas que quisiera ir con esa persona, aun tenia que asistir a la rueda de prensa que se efectuaría en breve.

En cuanto se vio libre de la prensa, corrió hasta su auto y emprendió el camino hacia el hospital. Miro la hora y va iba muy tarde, la rueda de prensa se había extendido un poco mas de la cuenta, así que piso el acelerador al fondo para llegar mas rápido. En cuanto llego, corrió de nuevo hacia el piso 10 del hospital. Al llegar a la habitación noto algo raro, faltaba ella. ¿Dónde estaba? A esa hora no le tocaba ningún examen, ni nada parecido. Se acerco a la cama, las sabanas blancas estaban perfectamente extendidas, se acerco a los cajones y los abrió: ni su ropa ni sus cosas estaban. Salio de la habitación con algo de pánico y reviso el numero, 512. Estaba en la habitación correcta, entonces. . . ¿Por qué ella no estaba? Esto le dio un mal presentimiento

-No esta. . .- dijo una voz detrás de el, lo cual lo hizo voltear y encontrarse con la madre de la chica- Te esperaba, como siempre. . . Pero llegaste tarde. . . Como siempre- le dijo con odios, pero controlándose por el momento

-¿Cómo. . .Como que no esta?- dijo el con dificultad por el nudo que se le comenzaba a formar en la garganta- ¿la han trasladado a otro piso?-

-Al parecer solo eres bueno ganando carreras. Felicidades por el logro de hoy- le dijo con acides

-¿Dónde esta Hikari?- trato de controlarse un poco, ya que no le gustaba el tono con el que ella le hablaba ni mucho menos como evadía sus preguntas

-¿Cómo es que no lo puedes entender? Se fue. . .Hikari murió- le dijo llorando desconsoladamente- Murió esperándote. Justo cuando dabas tu grandiosa rueda de prensa y le contabas al mundo lo genial que te sentías al ganar esa carrera- le dijo con odio, culpándolo de la muerte de su hija

-Eso. . Eso es imposible. . .Ella. . .Ella estaba. . Bien anoche- dijo con dificultad y con lagrimas en los ojos- ella. . . no puede. . .  no puede estar. . . muerta. . .-

-Si no se hubiera puesto nerviosa por esperarte, ahora Hikari estuviera viva. . . ¡¡¡Tu y tu atletismo la llevaron a la muerte!!!- llorando por perder a su única hija

El la miro confundido, pidiéndole una explicación a lo que ella decía, pero justo en ese momento llego una enfermera y le pidió que se tranquilizara porque estaban en un hospital.

-No importa. . .Al parecer solo eres bueno para ganar competiciones. . .Pero nunca serás capaz de ganar la competencia mas importante- comenzó a alejarse del chico, verlo le hacia recordar el hecho de que su hija murió por el.

El quedo confundido, ¿Cómo que el la había matado? La noche anterior, cuando le contó lo importante que era la carrera para el, ella se encontraba muy contenta y le pidió que ganara, porque ella estaría apoyándolo y esperándolo. .  . Vio a una enfermera y se le acerco a preguntarle por la chica

-Disculpe. . .- la llamo casi en un susurro- ¿Qué le ha pasado a la. . .Chica que estaba aquí?-

-le ha dado a un ataque al corazón- le dijo con tranquilidad

-¿al corazón?-

-Hai. . .Su corazón ya estaba muy débil y al parecer había estado muy nerviosa por algo. Por esa razón su corazón fallo-suspiro- es una lastima, era una chica muy joven-

-Muchas gracias. . .-

Ahora comprendía las palabras de la madre de Hikari. El la había llevado a la muerte, la puso nerviosa tan nerviosa por la carrera que hizo que su corazón fallara.

No sabia que hacer, estaba confundido, triste, su mente era un caos y no sabia con exactitud que pensar. Hace unas horas había logrado ganar la carrera del campeonato de invierno y la emoción y felicidad parecía algo irreal, pero ahora todos esos sentimientos no valían nada. . .  Nada tenia ningún significado, porque ella no estaba, ya no compartiría nada con ella, ni sus alegrías, ni sus tristezas. El la había llevado hacia la muerte, aunque no tuviera esa intención.

Siguió caminando hasta que encontró un bar, entro y se sentó en la barra.

-¿Qué le sirvo?- le pregunto el cantinero

-Lo mas fuerte que tenga- le respondió casi sin vida

-La esta pasando mal ¿verdad?- le pregunto sirviéndole un vaso con el whisky mas fuerte que tenían

-No tiene ni idea de lo mal que lo estoy pasando. . .-

El cantinero lo miro con algo de lastima, pero decidió que lo mejor seria dejar a ese hombre ahogar sus penas y no tratar de indagar en sus problemas.

“si esa carrera la aparto de mi lado, si mi mundo la alejo de mi. . .Entonces. . .No volveré a pisar una pista de nuevo en mi vida. . . Odio lo que tanto amaba. . Porque me alejo de ti. . .Hikari. . .¡¡Perdóname!!”– Pensó mientras tomaba el vaso de whisky y se lo tomaba de un solo trago y pedía otro y otro. . . Y otro. . .

Cuatro años después. . . Plaza central de la Universidad de Tokyo

Ya habían pasado cuatro años desde que esa chica murió y su recuerdo estaba presente en el como el primer día. Pero no solo eso estaba presente, si no también la promesa que se hizo la misma noche que Hikari murió. No volvió a competir. Desde esa noche en que su mundo se destrozo por perderla, su nuevo mundo consistía principalmente en salir de fiesta, acostarse con una mujer distinta cada noche y una que otra vez algo de droga y para que sus padres no lo molestaran asistía a la universidad de Tokyo, específicamente en la departamento de leyes—por suerte era buen estudiante y no tenia que esforzarse mucho para aprobar—pero nunca  se atrevió a volver a correr. Aunque de vez en cuando—en una de esas noches en las que no podía dormir, aunque tuviera a una chica al lado—se preguntaba si todo seria diferente si ella estuviera viva, pero inmediatamente descartaba esa idea—y volvía a la acción con su compañera de turno—

-¡Oe! ¿En que mundo andas?- le pregunto uno de sus mejores amigo- llevo media hora hablándote y no me haces caso

-Lo siento. . . Me perdí en mis pensamiento- le respondió sin verlo

-Y por lo que veo sigues allí. . .- suspirando

-Como sea. . .¿De que me hablabas?- levantándose de la silla y comenzando a caminar

-¡De la chica nueva! ¡Todo el mundo habla de ella- le dijo con entusiasmo, mientras lo seguía- al parecer es hija de. . .- no pudo continuar porque el lo interrumpió

-No me interesa, lo más probable es que sea una chica tonta-

-Ni siquiera sabes como es, me han dicho que es muy simpática y bonita- dándole un leve codazo en el costado-

-Ahí lo tienes, simpática y bonita, sinónimos para “chica tonta”- alejándose un poco de su amigo

-¡Oh por favor! No te matara conocerla- le dijo de forma irónica

“puede que yo la mate. . .”

-¿Cuál es  el problema?- le pregunto cuando su amigo no dijo nada

-Olvídalo,  no me interesa y punto Yamapi. . .- caminando un poco mas rápido que Yamapi

-¿Adonde vas?- le pregunto preocupado

-Por ahí. . . –

-Este chico. . .-suspirando-“cuanto me gustaría que la conocieras, tal vez ella pueda hacer que vuelvas a lo que alguna vez amaste”– pensó mirando como su amigo se perdía entre las personas que se encontraban en la plaza

-.-.-.-.-.-.-.-

Camino por todo el campus hasta llegar a un lugar que usaba para pensar y tranquilizarse. La verdad es que tenia muchos problemas en conocer  chicas “lindas y simpáticas” y el problema radicaba en que estas le recordaban mucho a la personalidad de Hikari, por eso todas las chicas que conocía, eran chicas a las que no les importaban pasar una noche sin compromiso, chicas que la mayoría llamaban “fáciles” pero que eran justamente lo que el necesitaba.

Llego a un campo que siempre estaba solo, las personas no iban por ahí porque no les interesaba relajarse con la naturaleza. Camino un poco mas y se dio cuenta de que no estaba solo. Había una chica sentada en el piso, tocando una guitarra y cantando una linda canción. Esto lo lleno de curiosidad, así que se acerco un poco para verla mejor y se sorprendió. Lo que veía no podía ser posible, porque Ella no estaba viva. Y esta vez, sabia que no era un invento de su imaginación porque estaba sobrio.

La chica se sintió observada y volteo—dejando de cantar—y lo miro con curiosidad. Dejo la guitarra en el suelo y se levanto. Se acerco a él, de una forma muy impersonal, y le sonrío. El no supo el porque, pero su corazón comenzó a latir con fuerza. Una sonrisa de esa chica fue suficiente para que el perdiera sus sentidos.

-Yo  te conozco- le dijo con una voz risueña- Eres el chico que desapareció del Atletismo hace cuatro años en el campeonato de invierno. . .- le dijo con una sonrisa y alejándose unos pasos de el sin dejar  de verlo

El quedo muy sorprendido, no solo por la forma en que le hablaba, si no por el hecho de que lo reconociera por ganar el campeonato de invierno de hace cuatro años. Algo dentro de el, en ese momento, le dijo que esa chica le causaría uno que otro problema.

-Atashi no namae wa Utada Akari desu- extendiendo su mano-¡Hajimemashite Nishikido Ryo-san!- le dijo con toda la alegría que irradiaba y sin que el se diera cuenta, lo contagiaba.

-. . . .- Ryo estaba tan sorprendido por la actitud de esa chica que no sabia que decir. Su vista paso de sus ojos, a la mano que ella le extendía gentilmente. En un movimiento automático, extendió su mano y la estrecho con la de ella. Pudo sentir su suave tacto y de nuevo su corazón comenzó a latir con fuerza- Ha. . .Hajimemashite. . .- apenas si pudo pronunciar esas palabras y salieron casi en un susurro

-Ahh. . .No sabía que eras tan tímido- se río un poco y soltó la mano de Ryo

-¡Se puede saber ¡¿Quién demonios eres?!- le dijo con algo de rabia por como lo trataba, además ¿Por qué demonios ansiaba tomar su mano otra vez?

-Pensé que ya te lo había dicho- haciendo un puchero- ¡Utada Akari desu!-

-Ya. . .A lo que me refiero es- algo molesto- ¿Por qué me hablas con tanta naturalidad? Como si me conocieras de toda la vida, que no sabes ¿que eso es de mala educación?-

-Ahhh. . . así le hablo a todo el mundo- le respondió con ingenuidad

-Henna desu*. . . – dándose la vuelta y alejándose del lugar.

Esa chica lo confundió completamente, era una sensación entre agradable y despreciable. Y además, que se pareciera tanto a Hikari no ayudaba mucho. Si no fuera porque su cabello era por debajo de los hombros y castaño, diría que era idéntica a ella. Pero eso era imposible, Hikari estaba muerta y nunca le había hablado de tener una hermana gemela ni nada parecido.

-¡¡Eh!!- le llamo al ver que se alejaba- ¡¡Matte!!- fue hacia su guitarra y la guardo en su estuche. Corrió hasta quedar al lado de Ryo- ¿Por qué te vas a así?-

-¿Por qué me sigues?- se detuvo de golpe y la miro de mala gana, tratando de alejarla

-¡Porque estamos hablando y te fuiste de esa forma!-haciendo de nuevo un puchero- y después dices que yo soy la mala educada- esto ultimo lo dijo en un susurro, pero Ryo pudo escucharlo

-¡Eres. . .!- no pudo continuar porque escucharon la campana que avisaba que todos tenían que volver a sus clases

-¡Mou! ¡Tengo que ir a clases!- comenzó a correr y se detuvo cuando estuvo a cuatro metros lejos de el- ¡¡Ja ne Nishikido-kun!! ¡¡Espero encontrarme contigo otra vez!!- comenzó a correr de nuevo perdiéndose entre todas las personas que iban a sus clases

-Pero ¿Qué le pasa a esta chica?- pregunto al aire y fue hacia su clase sin muchas ganas y completamente confundido por la actitud de esa chica

Tres cosas lo habían dejado en blanco: La primer, su parecido con Hikari. La segunda, la forma tan impersonal en que lo trataba. Y la tercera que lo conociera por su pasado en el atletismo. La sensación de que esa chica le causaría uno que otro problema no desaparecía, pero eran muchas las cosas que esa chica había provocado en el y eso solo con sonreírle.

Su sonrisa era calida, como un rayo de  sol y ella en si parecía un sol. Irónicamente pensó que ella podía convertirse en el sol que su vida necesitaba. Se río por esa idea y se la saco rápidamente de la cabeza. Solo había “conversado” con ella cinco minutos y ya ¿creía que ella seria <<como el sol que iluminaria su oscuro mundo>>? Si que estaba loco. Llego al salón y decidió concentrarse en la clase, no le haría mal prestar atención de vez en cuando.

-.-.-.-.-.-.-

Akari llego al salón de clases y trato de concentrarse, pero no podía sacarse de la mente a Ryo. Su abuelo siempre le contaba historias de lo buen atleta que el era, pero después del campeonato de invierno de hace cuatro años, se alejo del atletismo. Nadie sabía con exactitud porque lo había hecho, pero eso no evito que corrieran rumores sobre su retirada. Iban desde lo más sano como que ya se había superado a él mismo y no deseaba competir más, hasta lo más insano como que ya no tenía dinero para pagarse los esteroides.

Ella se molestaba cada vez que oía ese tipo de rumores, pero no podía hacer nada, el tenia una excelente carrera y de la noche a la mañana la dejo. Pero ella sabia que había algo mas, lo veía en su mirada y como que se llamaba Utada  Akari, lo descubriría y haría que el volviera a correr.

Con más energía se concentro en la clase, con la determinación de lograr lo que se había propuesto: ¡Hacer que Nishikido Ryo volviera a correr!

Continuara. . . .

-.-.-.-.-.-.-.-

*Henna desu: Eres rar@

Hola minna!!! Como ven el protagonista de este nuevo fics es NISHIKIDO RYO!!! XDD aunque me gustaba Shige para el personaje, Ryo-chan queda mejor! XDD

Hoy me pude conectar, han pasado muchas cosas desde que estoy de vacaciones, pero la semana que viene me regreso y ya actualizare el blog ^-^aunque la verdad quisiera quedarme! XDD

Espero les guste el primer cap! ya estoy pensando el segundo! y en lo que llegue a mi casa comenzare a escribirlo!!

ja ne!! cuidense!!

[*Dikci*]

[*Kiseki-Fics*] Running For You Prologo

ATLETISMO

Es un deporte que puede que para gente sea totalmente desconocido, o que simplemente lo encuentren absurdo “ bahh correr por correr..” “ bahh que gracia tiene saltar, lanzar…” y no amigos ,no es así.!, para las personas que de verdad lo siente el simple hecho de correr es gloria, es cuando se desconectan totalmente del mundo, de todos los problemas que un humano llega a tener,  se sienten libres…En el momento en que sus pies se conectan con el tartám, todo el sacrificio y sudor de los entrenamientos se convierte en rabia, en nervios en querer mejorar ellos mismo, querer ganar al único rival que existe, el tiempo. El juez levanta la pistola, a sus puestos, Listos.. PUMM la mente se queda en blanco y allí empieza la lucha, y ver que lo consigues, crecen como atletas, si! Pero también crecen como personas, conocen el sufrimiento. El atletismo es todo un mundo, un nuevo planeta por descubrir, que ya pocas personas han entrado en el, en comparación con otros deportes como el fútbol, F1, Básquet… el atletismo es inexistente pero las personas que han formado parte de el, lo sienten, disfrutan, son los habitantes de ese minúsculo planeta, todos grandes amigos, todos siempre unidos, Por eso para el la expresión “Correr por Correr” para el no existe. El lo sabe disfrutar.

Este era su mundo. . . Pero algo lo cambio

Campeonato de invierno 2006

Corría con todo lo que podía dar, estaba cansado pero el haría lo que sea para ganar. . . Cuando alcanzo la meta la alegría y la euforia lo invadió. Cuando le entregaron el la medalla todo se volvió mas real. Todo era real. Pero aun no estaba contento del todo, había a alguien a quien se lo tenia que contar. En el momento en que quedo libre de la prensa, se monto en su auto y fue directo al hospital para encontrarse con esa persona. Pero ella  ya no estaba

-Te esperaba. . . Pero llegaste tarde. . .Como siempre- le dijo con odio, pero controlándose por el momento- Al parecer solo eres bueno para ganar competiciones. . .Pero nunca serás capaz de ganar la competencia mas importante. . .- se alejo, dentando al chico en una profunda tristeza

Cuatro años después. . . .

Después de la muerte de esa persona el no volvió a competir, su mundo se deshizo y se lleno de tristeza y soledad, de fiestas, alcohol, drogas y mujeres, todo para olvidarla a ella. Pero NUNCA se atrevió a volver a poner un pie en la pista. Hasta que ella llego. . . .

-¡La nueva chica! ¡Todo el mundo habla de ella!- le dijo con entusiasmo su mejor amigo

-No me interesa, lo mas probable es que sea una chica tonta, no tengo ganas de verla- alejándose

-¿A dónde vas?-

 -Por ahí. . . –

Camino por todo el campus de la universidad hasta llegar a un lugar en el cual podía pensar y tranquilizarse. Pero no estaba solo, había una chica con una guitarra cantando una linda canción. Se acerco y al verla se sorprendió. No podia ser posible. Ella no estaba viva. Y esta vez sabia que no era un invento de su imaginación, porque estaba sobrio

La chica se volteo y lo miro con curiosidad, dejo la guitarra en el suelo y se levanto. Se acerco a el y le sonrió. Eso fue mas que suficiente para que el perdiera sus sentidos

-Yo te conozco- le dijo con una voz risueña- eres el chico que desapareció del Atletismo hace cuatro años en el campeonato de invierno- le dijo con una sonrisa y se alejo unos pasos de el- ¡Hajimemashite!- le respondió con toda la alegría que irradiaba. Contagiándolo

Desde ese momento, su mundo comenzó a reconstruirse. Aunque la evitara ella siempre estaba allí, ya sea en cuerpo o en sus pensamientos. Para alejarla intento dañarla, pero por mas que le doliera ella parecía estar dispuesta a todo para curarle sus heridas

-¡¿Por qué lo haces?! ¡¡Solo te haces daño!!- le dijo enojada por su comportamiento- ¿crees que tomando esto todo se resolverá?- mostrándole una bolsita de plástico con unas pastillas dentro

-¿y crees que me importa lo que pienses? Solo eres una extraña para mi, ¡¡asi que déjame solo de una vez!!- le grito

-¡¡no lo are!!- lo abrazo- no me importa si me odias, no voy a dejarte- le susurro entre lagrimas

Ella le brindo una nueva perspectiva a su vida. Ahora todo no era negro, había un rayito de luz que crecía cada vez que la veía, pero había un pequeño detalle, ella le recordaba mucho a otra persona y en mas de una ocasión se lo dijo, pero e ella no le importaba-¡¡Puedes hacer lo que quieras!! Si me quieres confundir con ella. . .¡¡Adelante hazlo!! ¡No te detendré! Solo quiero que seas feliz!-

Esas palabras le dieron ánimos para convencerse que no estaba solo, pero aunque esta chica le devolviera la luz que había perdido, se negaba rotundamente a volver a lo mas amaba

-¿Por qué eres así? ¡Siempre estas buscando un culpable a tus problemas! El único culpable aquí eres tu!

-¡Tu no sabes nada! ¡No pienso volver a competir JAMAS en mi vida!-

-¿Por qué? ¡Tú no tuviste nada que ver con la muerte de esa chica! Ella solo. . . ¡Solo se fue!-

 -¿Cómo sabes eso?-

 -¡No importa como lo se! ¡La culpas a ella por no volver a competir! ¡Me culpas a mí por recordártela! ¡¡¡Tú eres el único culpable de todo!!! ¡¡¡Porque eres DEBIL!!!

Cuando estuvo dispuesto a intentarlo. . . .Fallo

-¡¡¡No puedo hacer esto!!! ¡¡La veo en todos lados!!. . .  Culpándome. . . .- susurro en el piso, mientras la lluvia lo mojaba por completo

-No es así. . .-le susurro con dulzura- Si el no creyera en ti, no te entrenaría, lo conozco y se que cree en ti, pero antes el necesita que tu creas en ti-

-¿Qué no entiendes que no puedo? ¡¡¡Jamás podré correr otra vez!!!- golpeando el piso

 -¡¡¡DETENTE!!!- le grito, se arrodillo frente a el y le dio una cachetada con todas las fuerza que tenia. El la miro sorprendido- ¡¡¡Saca todo de tu mente!!! ¡¡¡Todo lo que te distraiga!!! ¡¡¡¡Te sorprenderás de lo que eres capaz!!!! ¡¡¡Por que yo creo en ti!!!- y lo abrazo- yo creo en ti. . . ¿Qué eso no es suficiente?- le susurro. Sintiendo como el la abrazaba y se desahogaba

Desde ese día dio lo mejor de el, porque sabia que tenia el apoyo de ella y cuando se le presento la oportunidad, no dudo en aprovecharla.

 -Recuerda que creo en ti- le dijo con una sonrisa, se levanto del suelo, se acerco a la cama quedando en el borde y lo abrazo por la cintura- mañana cuando estés corriendo. . .-le susurro en el oído- quiero que me hagas un favor. . .–¿Cuál?- respondió pasando sus brazos por la cintura de ella, levantándola para sentarla en sus piernas- haré lo que quieras- disfrutando del aroma de la chica

-Antes cuando corrías, solo lo hacías por ganar ¿no es así?- sintió como el asentía y continuo- ahora quiero que corras por mi. Quiero que pienses que estoy esperándote en la meta y corras con todas tus fuerzas para alcanzarme. . .- se separo para mirarlo a los ojos- ¿lo harás?- pregunto vacilante

-ya corro con ese propósito tonta, no tienes que pedírmelo- se acerco, la beso y la recostó en la cama.

 Ella llenaba su mundo ahora y haría lo que fuera por ella. Al día siguiente correría por ella, pero esa noche era de ellos.

 

Su mundo se desmorono y ella lo reconstruyo. . . .

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Hola!!! lo prometido es deuda! Les traigo el epilogo/trailer de mi nuevo fics! *-* no se porque me dio por escribir un fics sobre deportes, pero siempre es bueno experimentar 😛 XDDD

Espero les guste ^-^ Como ven, no hay no dije quien era el personaje principal, aun no estoy muysegura de quien puede ser el prota, por eso quiero saber que opinan! ^-^ tenia pensado que fuera Shige, que dicen? bueno si quieren que sea otro me dicen! XDD

ja ne!! [*Dikci*]

[*Kiseki-Fics*] Kiseki no San Valentin Cap. 5 Final

Kiseki no San Valentín

5ta parte: Te amo

Dio un largo suspiro y oyó un extraño timbre que venía de su bolsillo. Se dio cuenta de que pertenecía a su celular y se extraño porque creyó haberlo dejado en casa. Lo tomo y se sorprendió de ver quien llamaba. Se decidió a contestar. Total, ya no perdía nada hablando con esa persona

-Hai. . .Moshi moshi. . .- respondió con algo de cautela

tenemos que hablar. . .– le dijo la voz del otro lado de la línea- y mas te vale escucharme. . . .

-Ano. . . No sé si lo sabe, pero dentro poco tomare un vuelo, así que lo siento Natsuki-san. . .  pero no puedo hablar ahora- iba a colgar, pero la voz de Natsuki se lo impidió

Asi que al final, eres una cobarde. . . ¿Así le pagas lo que siente por ti?– respondió con frialdad

-No sé de que habla. . .- dijo confundida por sus palabras

Si lo sabes. . . Y créeme que él no se lo merece, por más correcto que creas que estas actuando, Tego-kun no se merece que le hagas eso

-¿Como. . .? ¿Tu no. . .?- no sabía que decir, el hecho de que Natsuki le dijera eso, significaba que sabía lo que pasaba entre Yuya y ella

Asi es, lo sé. . . Y quiero que sepas que estoy dispuesta a olvidarme de Tego-kun solo si aceptas quedarte a su lado. Pero solo SI te quedas a su lado. El te ama mucho y yo no puedo competir contra ti, pero si decides irte, hare lo que sea para que el me quiera a mí y se olvide completamente de ti– le dijo con seguridad

-El y yo no podemos estar juntos. Es muy. . .peligroso para él. . .- tratando de contener las lagrimas se levanto y tomo su bolso- tengo que irme. .

Si abordas ese avión no habrá vuelta atrás. Hare lo que te dije y no me importara si regresas. Hare que incluso, Tego-kun olvide que eres su hermana. ¿De verdad quieres eso?-

-Yo. . .no puedo, sé que si me quedo. . .El sufrirá, no quiero que eso pase. El. . . El. . .- no sabía que decir, pero ¿Perder a Yuya no era lo que quería? ¿Qué él se olvidara de ella no era lo que quería? Entonces ¿Por qué ese sentimiento tan doloroso?

Sí que eres tonta. El es capaz de luchar contra todos por ti, pero tú eres una cobarde, que al primer obstáculo huye con la patética escusa de que no quiere verlo sufrir– le dijo con el tono más frio que podía expresar-El te ama, tu lo amas. ¡¿Cuál es el maldito problema?! Si todo el mundo los descubre luchen contra ellos. Si las fans de Tego-kun lo odian por eso, entonces nunca fueron sus Fans. ¡¡El daría todo por ti!! ¡¿Tú que eres capaz de dar por él?! El resto te lo dejo a ti. . . Ya sabes lo que pasara si no regresas– colgando la llamada

Yuki quedo muy sorprendida, no solo por el hecho de que Natsuki la llamara y supiera lo de su relación con Yuya, si no por las palabras que le había dicho. Jamás pensó que le diría esas palabras.

Yuki sabía que Yuya daría lo que fuera por ella, por lo que tenían. Pero jamás se pregunto que daría ella por él, por lo que tenían. Eso la desconcertó un poco. Pero Natsuki tenía razón. Era una tonta, una cobarde. Se iba porque no sabía cómo afrontar la situación si descubrían su relación con Yuya.

Yuya daría lo que fuera por ella, por lo que sentían y ella solo escapaba. Todos los momentos que vivieron, todos los abrazos, los besos, todo, llego a la mente de Yuki haciendo que las lagrimas salieran de sus ojos. No podía irse, por más que le doliera fallarles a sus padres y a la universidad, no podía irse. . . pero ¿Qué podía hacer? ¿Ignoraba todo y se iba a buscar a Yuya? o ¿Se montaba en el avión y dejaba de Natsuki la sacara de la vida de Yuya? Podía vivir con la primera opción, pero y ¿la segunda?

Cerró sus ojos con fuerza y cuando estaba a punto de decidirse escucho el llamado de su vuelo, haciendo que la tensión aumentara. Tomo su bolso y aun si saber que hacer se quedo ahí parada. Pensando. Tratando de poner en orden sus pensamientos, cuando de nuevo oyó otro anuncio para abordar su vuelo. Rápidamente tomo su celular y comenzó a marcar un numero.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Yuya llego al aeropuerto muy agitado y ansioso. Temía no llegar a tiempo así que se la pasó todo el camino apresurando al chofer del taxi—le sorprendía que el chofer no lo hubiera sacado a patadas del taxi—. Se dirigió rápidamente hacia una de las chicas que ayudaban a los pasajeros

-Muy buenos días, ¿en qué puedo ayudarlo?- le dijo la chica con una sonrisa muy amable

-ah. . .necesito saber. . .  si el vuelo hacia Hong Kong ya partió- trato de tranquilizarse y de respirar

-Déjeme verificar- le volvió a decir con una sonrisa y comenzó a teclear en su computadora- lo siento mucho señor, el vuelo salió hace 10 minutos- le respondió con la misma sonrisa amable, pero se desvaneció al ver la cara pálida de Yuya- señor ¿se encuentra bien?- le pregunto preocupada

-Estoy. . . bien. . .- se alejo de la chica y camino hacia algún lugar

No sabía exactamente que iba hacer. Se había ido. Yuki se había ido y el no había podido detenerla. Su mente estaba en blanco. No podía pensar en más nada que no fuera el hecho de haberla perdido, quizás, para siempre. Posiblemente ella encontraría a alguien con quien pudiera estar, alguien que la pudiera abrazar sin miedo a que puedan malinterpretar su relación, alguien que la hiciera realmente feliz. Más de lo que él fue capaz de hacer. Si solo ayer el hubiera sido capaz de contarle realmente lo que pensaba, si la hubiera detenido en el momento en que lo llamo “Oniisan” ahora no se sentiría como un miserable.

No sabe como logro salir del aeropuerto y pedir un taxi y volver al evento. No sabía si tendría fuerza para continuar con la presentación o con lo que le esperaba mañana, cuando entrara en la habitación Yuki y se diera cuenta de que ella ya no estaba allí, todo se volvería mas real. Cuando volvió al evento, los chicos lo estaban esperando, pero al ver su cara comprendieron todo.

-Tegoshi, ¿estás bien?- le pregunto Yamashita

-sí. . .- le respondió sin muchas ganas- Voy a estar bien. . . ¿llego a tiempo?- pregunto tratando de cambiar el tema

-No, pero logramos que otro grupo fuera antes de nosotros para esperarte- le respondió Koyama

-lo siento chicos, hoy les he causado muchos problemas-

-Tranquilo Tegoshi, ve al camerino y descansa un momento, dentro de diez minutos salimos- le dijo Massu

Yuya solo asintió y camino hacia el camerino agradeciendo que los chicos no le preguntaran nada acerca del tema

-Pobre Tegoshi, la debe estar pasando mal- dijo Shige

-No podemos hacer nada, ya sabíamos que algún día pasaría- le respondió Ryo

-Lo mejor será que lo dejemos descansar un poco, después hablaremos con el- dijo Yamashita

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Yuya entro en el camerino y se sorprendió de ver a ahí a Natsuki sentada en un de los sillones. Cuando esta lo vio se levanto y se acerco de inmediato a el, no tuvo que decir nada para saber que ella se había ido. Lo abrazo y Yuya comenzó a llorar, dejando salir todo el dolor que sentía

-La perdí. . . la perdí para siempre. . .-susurraba Yuya- ¡soy un estúpido!

-No digas eso Tego-kun, ¡eres una gran persona!-

-no es verdad, soy el estúpido más grande sobre la tierra, ¡deje ir a la persona que amaba y no pude hacer nada para detenerla!- se separo de ella y se sentó en el sillón- soy un cobarde- susurro, pero lo suficiente alto para que Natsuki escuchara

-Tego-kun. . .- se acerco a él y sentó a su lado- perdóname Tego-kun, por mi culpa estas pasando por todo esto, si yo no hubiera regresado esto no estuviera pasando. Además no fui capaz de detenerla, lo siento-

-¿a qué te refieres con que no pudiste detenerla?- pregunto confundido

-quería ayudarte, así que llame a Yuki-chan y le dije que si no regresaba me encargaría de hacer que te olvidaras de ella, entre otras cosas-

-¿fuiste capaz de hacer eso?- pregunto sorprendido

-Pensé que si ella sabía todo eso sería capaz de darlo todo por ti, de arriesgarse a luchar por lo que ustedes tienen, pero no fue así- suspiro- aquí la única cobarde es ella- mirando al suelo- Tu lo diste todos y ella solo salió corriendo a la primer oportunidad-

-Ella no es así. .  . Si hay un culpable aquí soy yo. Le oculte lo que había pasado con nosotros y no le aclare mis sentimientos. Ella. . .Ella…- lo interrumpió Natsuki

-¡Deja de defenderla! ¡Ella te abandono!- levantándose del sillón y quedando frente a el- ¡¡No te ama lo suficiente como para quedarse y luchar por ti!!-

-¡¿Quién podría hacerlo?!- se levanto también para mirarla mejor- nuestra relación no era normal, ni siquiera tenía un futuro claro, ¡yo no podía prometerle nada! ¡Y ella se merece ser feliz!- las lagrimas volvieron a inundar sus ojos con amenazas de volver a salir

-Yo lucharía por ti. Yo luchare por ti- se acerco a él y le acaricio la mejilla- Yo hare que te olvides de ella, que olvides todo lo que paso con ella- le susurro y se fue acercando poco a poco, con claras intenciones de besarlo- Te amo-

Yuya fue cerrando sus ojos, dispuesto a recibir el beso de Natsuki. ¿Qué más daba? Ella se había ido y él se merecía ser feliz ¿no?, pero la pregunta en realidad era ¿podría ser feliz sin ella? Yuki lo complementaba, lo entendía, le alegraba el día con la sonrisa más hermosa que él había visto. Sus besos, sus abrazos, sus miradas, todo de ella lo hacía feliz. Pero ¿podría volver a sentirse tan pleno y feliz sin ella? ¿Podría Natsuki lograr que se olvidara de la persona que más amaba en el mundo? La respuesta fue tan sencilla que se asusto. No podía. Abrió los ojos y tomo los hombros de Natsuki con delicadeza para alejarla

-Lo siento Natsuki- suspiro- no puedo hacerte esto. . .-

-Tú no me harás nada- lo tomo por los brazos, en un intento de abrazarlo- Se que al principio será difícil, se que estarás tristes, pero con el tiempo te olvidaras de ella y comenzaras a pensar solo en mi- le dijo con desesperación

-No pasara, no la olvidare y solo te hare sufrir- se alejo de ella- no quiero hacerte daño, eres una buena chica y no te mereces que te haga algo asi-

-Pero Tego-kun yo. . .- la interrumpió

-Ya lo sé Natsuki, pero de verdad no deseo hacerte daño, no te lo mereces- le respondió con una dulce sonrisa

-Aun así me estás haciendo daño- bajando la mirada, no deseaba ver en sus ojos la verdad. Que todo había acabado

-Pero no es tan grande comparado con el que te hare si tenemos una relación- le dijo serio y tomo su mentón para que lo mirara a los ojos- lo siento Natsuki, pero solo podemos ser amigos

-entiendo. . .-se separo de él y le mostro una sonrisa- aunque tenía la vaga esperanza!- se rio- lástima que no podamos estar juntos como antes- se acerco al sofá y tomo su bolso- será mejor que me valla, ya no puedo hacer nada aquí- dándole la espalda evitando que viera sus lagrimas

-Natsuki. . .-susurro- lo siento

-no tienes que disculparte, una parte de mi ya lo sabía- camino hacia la puerta-Sayônara Tego-kun- y salió

Yuya se sentía mal por hacerle daño a Natsuki, pero no podía engañarse a sí mismo, no podía olvidar a Yuki a costa del sufrimiento de Natsuki. Trato de sacar todos esos pensamientos, tenía que concentrarse para realizar la mejor actuación de toda su vida. Cantar frente a las fans y actuar como si nada le estuviera pasando.

-Tegoshi, ¿estás listo?- le pregunto Massu entrando al camerino

-¿Ya es hora?-

-Sí, te estamos esperando- se acerco a él y puso su mano en el hombro de el- ¿estas bien? Si quieres podemos. . .- lo interrumpió

-Estoy bien- le afirmo- tengo que dar todo por las fans, hoy es un dia muy importante para ellas y no quiero defraudarlas- le respondió con determinación, aunque Massu sabía que solo se estaba forzando a si mismo.

-¡Ok! ¡¡Demos todo por ellas!!- le dijo Massu saliendo del camerino y detrás de él lo seguía Tegoshi

-.-.-.-.-.-.-.-.-

-¡¿Se están divirtiendo chicos?!- pregunto la anfitriona al público, después de despedir a uno de los grupos- Por fin ha llegado uno de los momentos más esperados del día, y no podía ser otro que. . .-dejo el espacio para dar algo de suspenso-. . . ¡¡La presentación de la nueva canción de NEWS!!- todo el público se emociono y la anfitriona tuvo que esperar que se calmaran un poco para continuar- Como ya hemos dicho, ellos han estado casi un año sin actividades grupales y para nosotros es un placer y un orgullo que presenten por primera vez su nueva canción en este evento. . . Después de casi un año, con ustedes NEWS y. . . ¡¡Sakura Girl!!-

Cuando los chicos salieron las fans comenzaron a gritar con más fuerza, los habían extrañado y para ellas significaba mucho que mostraran su canción en un día tan importante como el San Valentín. Cuando la música comenzó a sonar, todas hicieron silencio esperando con ansias escuchar las voces de esos chicos que tanto admiraban.

Yuya podía ver la ilusión, la felicidad y la alegría reflejado en los ojos de las fans. Eso le dio más determinación para dar lo mejor por ellas, para no defraudarlas. Justo en ese momento, guardo a Yuki y todo el dolor que estaba sintiendo en ese momento, en un cajón, el cual estaba seguro que se abriría en cuanto bajara del escenario.

Usando todo su esfuerzo pudo concentrarse en la canción y los pasos de baile para no equivocarse, pero cuando faltaba poco para acabar, su mente le jugó una mala pasada—o así lo pensó el—. La  vio. De pie entre el público, con su respiración agitada y sus ojos rojos de tanto llorar. Volvió a concentrarse para no cometer un error, pero cuando volvió a enfocar la vista hacia el lugar donde su mente había imaginado a Yuki, seguía ahí. Cuando la canción termino, fingió una sonrisa y se le alejo del escenario lo más rápido que pudo.

Los chicos le preguntaron qué le ocurría, pero el solo guardo silencio y corrió lejos de allí, hacia algún lugar que le despejara la mente.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Apenas pudo reaccionar cuando la canción acabo. Corrió de inmediato hacia el lugar donde estaban los grupos y pudo pasar gracias a un conocido que la reconoció, pero no tuvo necesidad de seguir avanzando porque vio a Yuya correr fuera del lugar, así que lo siguió. Le hubiera gritado que se detuviera gritado que se detuviera, pero en ese momento apenas si tenía energía para correr detrás de el. Cuando lo vio detenerse cerca de un árbol, se acerco a el con precaución.

-Yuya. . .- lo llamo con suavidad, a pesar de que casi no tenía aire

Al escuchar su voz, lo supo, ella estaba alli y no era una ilucion. Se dio la vuelta despacio—aun temiendo que fuera un truco de su mente—y la vio, justo igual que en el escenario, con esa apariencia cansada y sus ojos rojos de tanto llorar. Dio un paso hacia ella para verla mejor.

-Creí. . . Creí que te habías ido. . .- avanzo otro paso

-No pude. . .- le respondio conteniendo las lagrimas- no pude hacerlo-

-No entiendo. . .¡¡Fui hasta el aeropuerto a buscarte y tu avión ya había salido!! ¡¡¿Cómo es que estas aquí?!!-

-Gomen- le dijo casi en susurro, esquivando su mirada

-¡¿Por qué me haces esto Yuki?! ¿Tienes una idea de cuanto he sufrido durante las últimas horas al saber que te perdía y no podía hacer nada para evitarlo? ¡¿Tienes una idea de lo que me haces?!- volvió a avanzar hacia ella

-Gomen. . .-

-¡¡Dime algo que no sea “Gomen”!!- la tomo por los hombros y la obligo a que lo mirara- Yuki. . . dime ¿Qué demonios te he hecho para que me hagas pasar por todo esto?!

-Hontô ni Gomennasai. . .- le dijo en un susurro y bajo la mirada- se que te dijes cosas que te lastimaron, se que la has pasado mal desde ayer, pero tenia miedo de afrontar esto, que todos se enteran de lo que había entre nosotros y yo no supiera que hacer-

-No lo entiendo. . .- la soltó y le dio la espalda- ¿Qué pasa con todas las veces que te dije que estaría a tu lado pasara lo que pasara? Y ¿todo lo que te he dicho? ¡¿Qué eso nunca te importo?- volvió a girarse para verla

-¡¡Lo se!! Se que actúe como una cobarde, como una tonta. . . También se que tu hubieras estado a mi lado sin importarte nada, pero. . . pero. . .¡¡Tenia miedo!! Aun ahora lo tengo. . .-cerro sus ojos para no verlo y evitar que las lagrimas siguieran saliendo

-Sigo sin entenderlo Yuki. . .-Se volvió a acercar a ella y seco sus lagrimas- Todo el amor que te he dado, todo lo que hemos vivido. . .Todo. . . ¿no pudo con tu miedo a que nos descubrieran?- le hablo despacio y tratando de controlarse.

-. . . .-solo pudo callar. Yuya tenía razón, su miedo puso mas que todo lo que ellos habían vivido- gomen. . .-susurro, dándole la razón a Yuya- se que no debí hacerte esto, se que me comporte como una idiota y no pensé en lo que en realidad sentirías. También se que puede ser tarde para tu perdón. . .- Se quedo sin aliento y comenzó a llorar. Le dolía, pero sabia que esa era la verdad- ¡perdona que sea tan débil ¡perdóname por tener miedo! ¡¡Perdóname por todo. . .!!-

Yuya la interrumpió con un repentino abrazo. El sabia que le había hecho todo eso y mas, pero es que el también era débil y mas allá de estar realmente molesto, sentía un pequeño alivio en su interior.

-¿deseas que te perdone?- le pregunto en un susurro en el oído

-. . . Si. . .- respondió apenas sin aliento

-Si deseas que te perdone, ¿harás lo que te pida?- se separo un poco de ella para mirarla a los ojos

-. . .Si. .-

-No te vuelvas a ir JAMAS de mi lado- le respondió con firmeza

-jamás- le respondió de la misma forma

-Mas te vale mantener tu promesa- se fue acercando hacia ella- porque si te vuelves a alejar, no habrá una segunda oportunidad- le dijo cerca de sus labios

-Ni loca me vuelvo ir. Ya no tengo la fuerza de voluntad para tratar de dejarte de nuevo- le dijo cerrando los ojos dejándose llevar por el aroma de Yuya, aquel que creyó que no volvería a oler

-Eso espero. . .- rozando sus labios, alargando ese beso que ambos tanto deseaban

-Te amo Yuya. . .- y termino de acortar la distancia que había entre los dos.

Al besarse fue como si todo lo que había pasado en esos días no hubiera existido. Volvieron los mismo sentimientos de los besos anteriores, y se atrevían a decir que incluso mas intensos.  Al separarse por falta de aire, se quedaron viéndose a los ojos, reflejando el alivio de cada uno por estar juntos.

-Me alegra tanto que regresaras. . . No se lo que hubiera hecho sin no te tuviera ahora, Yuki te lo pido de corazón, nunca mas te vuelvas a ir. Si tienes miedo, dímelo y yo are hasta lo imposible por hacerte sentir seguridad de nuevo ¿entendiste?-

-Si- lo abrazo y escondió su cara en el pecho de el, volviendo a sentir su aroma

-Que paso con el intercambio de la universidad?- Caminando hacia el árbol para sentarse

-Pues. . .Cuando me di cuenta de que no podía irme, llame y le dije que no podía hacerlo y que de verdad lo sentía. Espero que esto no afecte mi promedio- dijo con falsa preocupación, estar ahora al lado se Yuya era lo mas importante

-Tranquila, ya veras que no- la beso en la mejilla y la abrazo con fuerza

-Necesito que me hagas un favor. . .- le dijo girando su cabeza para verlo de frente

-Lo que quieras- le respondió con una sonrisa

-Quiero que estés conmigo cuando le diga a mis padres que no me iré a Hong Kong a estudiar-

-Eso no tienes que pedirlo- la acerco su rostro al de ella y volvió a besarla- te das cuenta de algo. . .- le dijo al terminar de besarla

-¿De que?- pregunto confundida

-De que el evento del San Valentín, si cumple lo que promete- le respondió con una sonrisa

-Ese evento solo promete que gastaras tu dinero- le respondió sin entender de que iba

-Mentira, promete juntar a las personas que se aman y eso es lo que ha hecho, nos han juntado de nuevo-

-Baka, aunque este evento no hubiera sido hoy yo hubiera ido a buscarte-

-No tienes remedio Yuki- se río y volvió a besarla

-Te amo. . .- le dijo al separarse

-Espero que siempre me lo diga. Te amo- y volvió a besarla

No importa si el evento de verdad los reunió o no, ellos, ahora más que nunca, estaban seguros de lo que sentían y sobre todo que NADA en el mundo los separaría. Si todo el mundo se enteraban de lo que tenían, lucharían, si lo aceptaban bien y si no lo hacían que cerraran los ojos y ya, porque ahora solo ellos era y el amor que se tenían era lo importante. Aun el hecho de amarse como lo hacían siendo hermanos los desconcertaba un poco, pero es fácil olvidarse de eso cuando estaban juntos.

No importa a quien ames, simplemente ámalo con todo tu corazón, entrega todo de ti por lo que sienten. Vive ese amor como si fuera el ultimo y el único, con toda tu alma, con todo tu corazón, con todo tu ser. Sentir miedo es normal, pero si se lo dices a esa persona, ella te llenara de confianza y te hará saber que siempre estará contigo pase lo que pase.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Hola! Muchas gracias por haber seguido el fics, se que me tarde mas de lo debido y creo que no le di la prioridad al tema del San Valentin, pero deseaba poder escribir esta historia ^w^ Me encanto la verdad, aunque creo que el final no es lo que habia pensado, pero es lo que escribi en el momento y lo modifique bastante. Como ven Yuya sigue siendo su hermano y si quieren una continuacion digamenlo y pensare en un deselance XD

Con respecto al otro Fic (el que les dije que subiria un Sumary) es tipo “trailer” asi le digo porque muestra escenas del fics, pero creo que este si tendra tres partes! XDD

Bueno ya tengo el titulo del Fics, pero se los revelare cuando me pueda volver a conectar XD Estoy en tenerife! 😛 XDDD

bueno me despido, espero conectarme dentro de poco para poder actualizarme sobre los chico ^-^

ja ne!!! [*Dikci*]

[*Kiseki-Fics*] Kiseki no San Valenitin 4ta parte

Kiseki no San Valentín

4ta parte: Despedida

-. . .- suspiro y tomo valor para lo que tenía que decirle- Me voy. . .Me voy a Hong Kong. . .

Esas palabras hacían eco en su cabeza. Yuki se iba. . . se. . ¿Iba? ¡¿Por qué?! No sabia que decir, quería gritarle que estaba loca, quería tomarla en ese momento y llevársela lejos donde nadie pudiera encontrarlos. Quería. . . quería que se quedara. . .pero. . .por alguna razón. . . no encontraba las palabras. . .

-¿Hong Kong?. . .- pudo articular después de unos minutos de silencio- Yuki, no estas hablando enserio ¿verdad?- le pregunto con la esperanza de que todo fuera una broma

-no. . .- se acerco a el y le extendió la carta con el boleto de avión- léela. . .-

Yuya comenzó a leer la carta en la cual decía que ellos recibirían a un estudiante y Yuki viajaría a la casa de este para un intercambio estudiantil. El resto de la carta eran formalidades y el porque la eligieron a ella.

-Es una broma- sentencio muy serio

-Ya llame a la universidad y lo confirmaron, no es ninguna broma- le respondió Yuki también seria. Esto iba a ser mas difícil de lo que había pensando y Yuya no ayudaba mucho

-pretendes que crea ¿Qué la universidad te acepto para un intercambio y que te iras mañana en la mañana?- le dijo mientras se acercaba a ella y le lanzaba la carta y el boleto de avion- ¿a que juegas?-

-¿Qué pasa Yuya? ¿No te alegra que escogieran a tu hermana por sobre todas las personas que asisten a la universidad?- le pregunto su madre confundida por su actitud

-¿Qué si me alegra? ¡Estoy que salto de la felicidad! ¿Qué no lo notan?- le respondió con sarcasmo

-Hijo, debemos sentirnos orgullosos de ella y apoyarla, es un gran logro- le dijo su padre tratando de mantener la paciencia

-Otôsan, Okâsan, hablare con Yuya en privado, no se preocupen- les dijo con una pequeña sonrisa y saco a Yuya de la casa

Yuya solo se dejo guiar. El entendió a la perfección que ese no era el mejor lugar para la conversación que ellos tenían que tener.

Yuki lo llevo al parque en el cual Yuya le dijo que la amaba, no sabía si ese seria el mejor lugar para lo que tenía que decirle, pero era el único lugar en el cual podían hablar sin que nadie los molestara. Llegaron a los columpios y Yuki le dio la espalda. No podía decirle lo que quería viéndolo a la cara

-Tenemos que acabar con esto- dijo Yuki mientras suspiraba- me voy a ir y esto no puede seguir. . .-

-¿estás jugando conmigo?- le respondió Yuya con amargura- ¡¿se puede saber qué demonios te pasa?! ¡¿Porque decides esto de la noche a la mañana?!- le reclamo dejando salir toda la rabia que sentía

-No estoy jugando a nada. . .- le respondió tratando de controlarse, de nada serviría alterarse- me voy porque es lo mejor para todos. . .-

-¿lo mejor para todos? ¡No me hagas reír! ¿Para quién lo es?-

-Para otôsan, okâsan, Natsuki-san. . . para ti. . . ¡para todos!- tratando de contener las lagrimas

-¿para mí?- respondió con sarcasmo- ¡¡¿crees que es lo mejor para mí?!! Pues te aseguro que no lo es, crees que estoy feliz con que te vayas, no lo. . .- Yuki lo interrumpió

-Terminemos. . . –

Esa simple palabra acabo con todo. Yuya quedo tan sorprendido que creyó que su corazón dejo de latir por unos segundos. Una pequeña parte de él sabía que esa conversación llevaría a eso, pero dolía. Dolía mucho oír esas palabras viniendo de ella.

-no. . .- le negó y se acerco a ella- Yuki tu no. .- las palabras simplemente no salían, el deseo de tomarla e irse lejos volvió a él y solo pudo preguntar- ¿Por qué?-

-Porque es lo mejor, tal vez no ahora, pero dentro de un tiempo te darás cuenta de que si lo es. Con Natsuki-san cerca te olvidaras pronto de mí. . .-

Yuya la tomo por los hombros y le dio vuelta. Yuki pudo ver todo el dolor que estaba sintiendo. Ella no quería lastimarlo, sabía que hacia mal tomando una decisión así, pero eso era lo mejor para ellos, para que Yuya continuara su vida y no arruinar lo que con tanto esfuerzo había logrado

-¿Qué tiene que ver Natsuki en todo esto? ¿Qué te dijo cuando estaban solas en la mañana? Desde ayer estas así. . .- Yuki esquivo su mirada- ¡¡Yuki sabes que no me gusta que me mientan!!- le dijo muy molesto

Yuki se sorprendió mucho, sobre todo cuando él era el que mentía, ella no hacía más que pensar en su bienestar, y el ¿la acusaba de mentir? Eso era el colmo

-yo no miento. . .-susurro- el único que se atrevió a mentir aquí. . .¡¡¡Fuiste tu!!!- le grito y se soltó de sus manos

-¿Qué. . .?- pregunto confundido

-Quieres saber porque me comporto de esta forma ¿no es así? Pues déjame decirte que lo sé todo, ¡¡se que Natsuki-san y tu se besaron!!- le dijo por fin

-. . .- todo en la mente de Yuya comenzó a tener sentido, pero no explicaba algunas cosas- ¿te lo dijo ella?- pregunto aun sorprendido

-no. . . yo los vi- le dijo seria, tratando de contener las lagrimas-quería ir contigo a casa, así que fui a dónde estabas grabando y te vi con Natsuki-san, no creí que haría mal si me acercaba pero vi como ella te besaba y tu no hacías nada para detenerla. Trate. . . Trate de entender que no hiciste nada por la impresión, pero después. . . Simplemente me mentiste, no me dijiste lo que en realidad había pasado. . . ¡¡así que no me acuses de mentirte!!!- no pudo más y las lagrimas comenzaron a salir

-Yuki. . .Yo. . .-no sabía cómo explicarle, ahora se sentía como un idiota, todo este tiempo ella sabia la verdad y no lo acuso de nada, pero él no hizo lo mismo. Se sentía como un idiota, como el peor de los idiotas- lo siento, no quería que te enteras de eso, por eso decidí no decirte- decidió que lo mejor era contarle la verdad del porque se lo oculto

-y jamás pensaste ¿Qué prefería saber la verdad a que me mintieras?-

-¡no quería lastimarte! Aunque sabía que te dolería mas si te enterabas por otro, ¡¡pero no tenía el valor de contártelo!!-

-No importa. . .Aunque me lo hayas dicho, igual me voy-

-¿Qué? ¿El que te haya mentido no es la razón?- pregunto confundido

-No. . .Me dolió que me lo hayas ocultado y aun ahora duele, pero eso no tiene nada que ver con mi decisión. . .La razón, es que ya no puedo con esto ¡¡Ya no puedo!!- le dijo mientras comenzaba a llorar

-¿no puedes?- pregunto sorprendido, mientras ella negaba con la cabeza- Yuki, sabíamos que seria difícil, pero hay que mantenernos juntos. . .- le dijo con la esperanza de hacerla cambiar de opinión

-sabia que lo seria y creí que lo soportaría, pero si solo esto no te causara problemas, si. . .- las lagrimas no la dejaban hablar

-¿si no me causara problemas?  ¿De qué estás hablando?-

-te has preguntado ¿Qué pasaría si todos se enteran de esto? ¿Cómo afectaría a tu carrera?- le dijo en un susurro

-Así que eso es. . .- ahora lo entendía todo- ¿crees que me importa mi carrera? ¡¡Si te pierdo eso no tendrá ningún valor!!-

-¡¡lo sé!! ¡y no quiero que me elijas! ¡¡Has trabajado mucho como para dejarlo todo por mi!!-

-Yuki. . .- se acerco y la abrazo, quería consolarla, pero el también necesitaba consuelo- Yuki te amo mas que cualquier cosa que necesite, mi carrera, no importa si no te tengo a mi lado- le dijo con calma

-y. . . ¿si dejas todo por mi y dentro de unos meses te das cuenta de que todo fue una confusión de sentimientos, que jamás me amaste y que solo nos confundimos? ¿Habrá valido la pena?- la voz se le quebró un par de veces y hablaba en susurros

-jamás. . . ¡¡¡jamás vuelvas a decir que no te amo!!!- le grito mientras la alejaba para verla a la cara- esto no es una “confusión de sentimientos” ¡¡¡te amo con todo mi corazón!!!! ¡¡Con todo lo que soy!!

-. . .Aun así. . .Eso no cambia nada, no voy a ser tan egoísta para seguir y esperar a que algo pase, no te arriesgare de esa forma. . .- le dijo mientras bajaba la mirada- este es el adiós. . .-

-Yuki no. . .No puedes hacerme esto. . .por favor. .- le suplico mientras buscaba la mirada de Yuki- por favor. . .no. . .-

Yuki lo miro, estaba a punto de llorar y eso le dolió, pero sabia que era necesario, tenia que irse y dejar que Yuya continuara con su vida, al lado de una mujer que pudiera hacer todo lo que ella no podía hacer por miedo a que los descubrieran.

Yuya no sabia que hacer, no tenia palabras para detenerla o mejor dicho, las palabras no querían salir, no sabia donde estaban, solo sentía ganas de llorar, de abrazarla y no soltarla nunca. Si ella se iba, se llevaría todo lo que el es y estaba completamente seguro de que no volvería a amar a otra persona como a ella. Si ella se iba, su mundo acabaría.

Yuki se sorprendió mucho al ver que Yuya comenzaba a llorar, se sintió increíblemente mal y de repente sintió el impulso de besarlo, así fuera por ultima vez.

Se levanto con las punta de los pies y rozo sus labios con los de Yuya. El se sorprendió mucho por esto, aunque también se confundió porque no sabía el significado del beso, pero eso no evito que la tomara por la cintura para acercarla mas a el y le respondiera el beso con todo lo que sentía. Yuki paso sus brazos por el cuello de el. No deseaban que ese beso se acabara. Cada vez que se quedaban sin aire se separan unos momentos y volvían a besarse. Pero había un sentimiento que siempre estaba presente en sus besos, uno que se iba aunque se besaran cien veces ese día, el dolor.

Cuando Yuki entendió que si seguían besándose se harían mas daño, se separo lentamente y lo miro. En su rostro había rastros de lágrimas, así que levanto su mano derecha y le acaricio el rostro para limpiarle las lágrimas. Yuya sonrió por lo poco convencional de la situación. Ella no debería estar haciendo eso, jamás vio a una chica limpiando el rostro del chico al cual estaba dejando. Pero en su relación—o lo que quedaba de ella—nada era convencional.

-de verdad siento mucho hacerte esto- le dijo yuki mientras continuaba limpiando su rostro

-No tienes que sentirlo, solo no lo hagas. . .- le dijo manteniendo la esperanza de hacerla cambiar de opinión

-lo siento. . .- dejo caer su mano y se dio la vuelta

Yuya vio como se alejaba, su vista se volvió a nublar por las lágrimas y en un intento desesperado por impedirle que se fuera, se acerco a ella y la abrazo por la espalda.

-onegai. . . onegai no te vallas. . .no me dejes Yuki, ¡te necesito!- le susurro en el oído- recuerda nuestra promesa. . . Me dijiste que solo quería estar conmigo, que lo que pensaran los demás no te importaba. . . ¿Dónde quedan esas palabras? Y ¿todo lo que vivimos? Yuki no puedes dejarme. . . Yuki te. . .- yuki lo interrumpió

-Lo siento, de verdad lo siento. . .- cerro los ojos y se dio valor, para que el la dejara ir tendría que lastimarlo aun mas- Sayônara. . . Oniisan. . .-

Cuando Yuya oyó eso supo que no podía hacer mas nada. Poco a poco fue soltando a Yuki, esta sin mirar atrás comenzó a caminar. Yuya la vio alejarse y con ella todo lo que el era. Tenía una mezclas de sentimientos que el no podía controlar. Rabia, dolor, impotencia, odio, desesperación, cobardía, tristeza. . . la chica que amaba se iba y el no podía detenerla. Cuando lo llamo Oniisan su cuerpo se paralizo. Hacia dos años que no lo llamaba así. Pero ahora el había vuelto a ser Oniisan.

“Yuki. . .¿porque? no se suponía ¿que me amabas?¿Que darías todo por mi y que lucharíamos contra todos por nuestro amor? Ahora ¿Qué hago con todo lo que siento? ¿Que hago con la rabia que siento por no poder detenerte? o ¿con el dolor de perderte? ¡¡Yuki!! ¡¡Si me dejes se acaba mi mundo!! ¿Qué no te das cuenta de todo el caos que dejas atrás de ti? Yuki. . .Yuki. . .¡¡¡ te amo!!!

Yuya saco su celular y busco un número, casi sin verlo marco y espero que le contestaran

-Massu. . .- 

¿ah. .? ¿Yuya?

-Hai. . . ¿te importa si voy a tu casa para pasar la noche?- pregunto ausente

¡claro! Pero. . . ¿Por qué? ¿ocurrió algo en tu casa?

-te veo en tu casa. . . Jaa. . .- le colgó sin darle oportunidad a continuar

Yuya no tenia ganas de ir a su casa y ver a Yuki partir al día siguiente. Una parte de el sabia que la besaría en ese momento y se la llevaría lejos, donde no pudieran encontrarlos. Comenzó a caminar con la mirada vacía, apenas si se entero cuando llego a casa de Massu. Toco el timbre y su amigo lo recibió, lo dejo entrar y solo espero a que Yuya comenzara a desahogarse.

-.-.-.-.-.-.-

Yuki camino hasta su casa sin pensar en nada. Cuando llego, sus padres le preguntaron por Yuya, pero esta hizo caso omiso y subió a su habitación. Cerró con llave la puerta y en cuanto llego a su cama, las lágrimas comenzaron a salir.

-“perdóname Yuya. . .Te prometí que lucharía por lo nuestro, que daría todo por ti y lucharía por nuestro amor, pero no me di cuenta de cuanto podría dañarte. Si me quedo, se que tarde o temprano todos se enteran y tu carrera podría acabarse. Todo esto lo hago porque es lo correcto. . . tengo la esperanza de que me perdonaras, de que entenderás porque lo hago. No sé cuánto daño te he hecho, pero se que sanara. . .Tu eres fuerte Yuya. . . Te amo. . . ¡¡Te amo Yuya!!-

Yuki se quedo dormida entre recuerdos y lagrimas.

Cuando se despertó ya era hora para ir al aeropuerto, se vistió casi sin ver lo que se ponía, se maquillo un poco y bajo a la sala, no le sorprendió no ver a Yuya allí, una parte de ella sabia que el no era tan masoquista como para verla irse al aeropuerto.

-Okaasan, Otoosan, preferiría ir sola al aeropuerto, no quiero despedidas- les dijo a sus padres con una sonrisa

-¡No te preocupes Yuki-chan! ¡Cuídate ne!- le dijo su madre entre lagrimas, mientras la abrazaba

-hija. . .- dijo su padre abrazándola también, en cuento su madre la soltó- llámanos si nos extrañas, sabes que siempre estaremos para ti-

-claro que si- les sonrió y comenzó a caminar hacia el taxi, pero su madre la detuvo

-¡Yuki-chan! Se me olvidaba, Yuya llamo anoche y me pidió que lo disculpara por no poder venir a despedirte y también me pidió que te dijera que te quería mucho- le dijo con una sonrisa

-. . .- Yuki se sorprendió, decidió no darse la vuelta para que no vieran sus lagrimas- dile que yo también lo quiero. . .  ¡itekimasu!- entro al taxi y evito voltear a verlos

-¡Iterasshai!- dijeron a las vez sus padres que la despedían agitando sus madres

Yuki se seco las lágrimas y le dio las instrucciones al taxista para que la llevara al aeropuerto. Trataba de no ver las calles, porque sabía que lo recordaría, pero no pudo evitar ver la plaza en donde se llevaba a cabo el evento de San Valentín. Las lágrimas volvieron sin que ella pudiera evitarlo. Le dijo al taxista que se detuviera un momento, se bajo y vio un cartel de NEWS y acaricio la cara de Yuya

-Sayônara. . .- susurro y volvió a taxi y partió hacia el aeropuerto

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Yuya llego junto con Massu. Los chicos notaron enseguida que algo pasaba con Yuya. Massu hablo con ellos y les explico lo poco que Yuya le había contado. Todos le dieron palabras de apoyo y Yuya se los agradeció.

-No se preocupen minna, no dejare que las fans vean este lado de mi, daré lo mejor por ellas- les dijo con una media sonrisa

-hoy no pienses en nada mas que no sean ellas! ¡Es su día!- le dijo Koyama

-¡¡NEWS prepárense!! ¡Salen en un minuto!- les aviso un miembro del staff

-¿Estas listo?- le pregunto Massu

-Hai. . .-

Todos se pusieron en posición y en cuento los anunciaron las fans comenzaron gritar. Ellos se pusieron en posiciones y comenzaron  con su primera canción “Weeeek” todas las fans estaban felices cuando continuaron con “Taiyô no Namida” y para cerrar la primera parte de su presentación cantaron “Koi no ABO” al terminar se acercaron a la animadora del evento para una pequeña entrevista.

-¡Valla! ¡Son geniales chicos!- les dijo con una sonrisa mientras los chicos asentían- Ya ha pasado casi un año desde que se presentaron en algún evento ¿no es así?-

-Hai. . .- le respondió Yamapi- aunque nos presentamos el año pasado en el “24 Hrs Terebi” Pero aun así se siente genial cantar con ellos de nuevo-

-¡ahh! ¡Son grandes compañeros! ¡¡Chicas denles un gran aplauso!!- pidió la animadora y las chicas del publico ni cortas ni perezosas comenzaron aplaudir- Bueno, hay una sorpresa para uno de los miembros- continuo cuando las chicas se calmaron

-¿¿Una sorpresa??- dijeron los seis a la vez

-¡hai!  Fue una petición especial. . . ¡¡¡Ya puedes salir!!!-

Todos se sorprendieron—y más Yuya—cuando vieron salir a Natsuki de la puerta que daba al escenario. Natsuki venia con una caja de chocolates en la mano derecha y dos rosas—una blanca y la otra roja—en la mano izquierda. Todos guardaron silencio para escuchar lo que ella tenia que decir

-Tego-kun- le dijo con una sonrisa- esto es para ti. . .- le entrego la caja de chocolates y Yuya la tomo un poco dudoso- se que esto te debió de haber sorprendido, pero ya sabes lo que siento por ti, por eso me gustaría que me respondieras. Según las reglas tienes que darme una respuesta al final del día, así que te entrego las rosas y esperare ansiosa por tu respuesta- le paso las rosas y Yuya las tomo con desconfianza

La anfitriona del evento despidió a NEWS y a Natsuki comentando lo romántico de la situación y dio el pase al siguiente grupo. Atrás del escenario los chicos no sabían que decir para liberar el ambiente tan incomodo que se había generado por la presencia de Natsuki. Yuya suspiro, tomo a Natsuki por el brazo y se la llevo a los camerinos para poder a hablar y esta vez le explicaría todo, total ya no tenía nada que perder.

-Se puede saber ¿en que estas pensando?- le pregunto en cuento estuvieron adentro del camerino- ¿Qué fue eso de hace un momento?- volvió a cuestionarla al no recibir respuesta

-Deberías de saberlo, voy a hacer todo para que vuelvas a estar conmigo- le dijo con una sonrisa- espero tu respuesta al final del día- le guiño un ojo y con la misma sonrisa se encamino hacia la puerta pero Yuya la detuvo por el brazo- ¿Qué?-

-Lo que sea que estés planeando. . . déjalo. .- le dijo serio y firme

-¡No lo are! ¡¡Te quiero de nuevo conmigo!!- le dijo como una niña pequeña- ¡¡¡Yo te quiero!!!-

-¡¡¡¡Pero yo no!!!!- le dijo sacando toda la rabia que tenia- desde hace tiempo deje de quererte, no quería hacerte daño y por eso decidí terminar nuestra relación, porque sabia que al final solo saldrías lastimada- le dijo con mas calma

-. . . .¿Que. . .que fue lo que hice para que dejaras de amarme?- le pregunto tratando de contener las lagrimas

-no hiciste nada- le respondió con un suspiro

-entonces ¡¿Por qué dejaste de quererme?!- le volvió a preguntar mientras lloraba y comprendía algunas cosas

-. . . . Porque quiero a otra persona. . . .-se acerco a ella y le limpio las lagrimas del rostro- Por eso no quiero que sigas con esto, solo te hará daño. . .-

-pero yo. . . yo. . .-

-se que me quieres Natsuki, pero no seria justo que estuviera contigo para hacerte feliz- le dijo con voz suplicante- ¡por favor entiéndelo!-

-es. . . es por ella. . .- lo miro a los ojos- se que es por Yuki, siempre ha sido por ella. . .-

-ella no tiene nada que ver. . .- esquivando su mirada

-eres un mentiroso- se alejo de el y termino de limpiar sus lagrimas- no te preocupes y ve por ella- le dio una sonrisa, la cual confundió a Yuya- tienes razón, si no me amas de nada sirve que estés a mi lado-

-Natsuki. . . Ella. . .ella no tiene. . .- trato de negarlo, pero al ver ella ya no le creía prefirió callar- gracias por entender- dijo en suspiro

-no lo entiendo. . .- le dijo mirándolo con tristeza- no entiendo como es que te gusta Yuki. . .-

-Natsuki. . .Yo. . .-

-¡Ve a buscarla! Debe estar muy molesta por lo que hice, dile  que tu no sabias nada- sonrío de nuevo, pero dejo de hacerlo al ver que la expresión de Yuya se volvía oscura- ¿Tego-kun?-

-Ella. . .Ella no esta en el publico. . .Hoy se va para Hong Kong. . .- dijo con la mirada perdida en algún punto de la pared

-Lo siento. . .Entonces. . .¡¡Ve a buscarla al aeropuerto!! ¡¡Lucha por ella!!- le dijo con determinación

-Natsuki. . .- sorprendido

-Si de verdad la amas, ve a buscarla, después será tarde Tego-kun- le mostró de nuevo una sonrisa y Yuya dudo- ¡¡Por Kami-sama!!- exclamo y lo tomo por el brazo para sacarlo de la habitación- ¡ve rápido o llegaras tarde!- cerrando la puerta

Yuya se quedo un rato parado pensando en lo que acababa de decirle Natsuki. De verdad amaba a Yuki y no la dejaría irse así como así. Aunque tuviera que bajarla del avión, hablaría con ella. Tomo aire y comenzó a correr hacia la salida, pero los chicos lo detuvieron

-¿Adonde vas?- le pregunto Ryo

-Lo siento chicos, pero tengo que buscar a Yuki- les respondió a todos con determinación

-¿estas loco? Tenemos otra presentación dentro de un rato y ¿tu quieres buscar a Yuki-chan?- le volvió a preguntar Ryo

-Hai-

-Entonces ve. . .- le respondió Yamashita- solo asegúrate de regresar antes de la nueva canción-

Yuya se sorprendió por el apoyo de los chicos. Les dio una sonrisa y continúo su camino hacia el aeropuerto. Definitivamente hablaría con Yuki, no la perdería sin dar batalla y si tenia que aceptar una relación a larga distancia, lo aceptaría, pero perderla ¡JAMAS!

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Natsuki trataba de asimilar la situación. Acaba de perder al chico que amaba y lo que era peor, ella misma lo arrojo a los brazo de otra persona. Pero no podía hacer nada para evitarlo. Ella se prometió a si misma que solo dejaría a Yuya si este le daba una razón del porque terminaron y así lo cumplió. Ahora solo le quedaba hacer una última cosa. Saco su celular del bolsillo del pantalón y marco un número que jamás pensó que marcaría, pero que ahora era necesario para ayudarlo.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Yuki se encontraba esperando la señar para comenzar con el embarque y alejarse de todos y obtener algo de paz. Aunque esa paz no fuera del todo completa. De ahora en adelante solo se dedicaría a olvidar a Yuya, a verlo de nuevo como el hermano que siempre ha sido y no como el chico del cual esta enamorada. Aunque le doliera y su corazón jamás vuelva a amar de esa forma. Lo olvidaría. Dio un largo suspiro y oyó un extraño timbre que venia de su bolsillo. Se dio cuenta de que pertenecía a su celular y se extraño porque creyó haberlo dejado en casa. Lo tomo y se sorprendió de ver quien llamaba. Se decidió a contestar. Total, ya no perdía nada hablando con esa persona

-Hai. . .Moshi moshi. . .- respondió con algo de cautela

tenemos que hablar. . .– le dijo la voz del otro lado de la línea- y mas te vale escucharme. . . .

Continuara. . . . .

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Hola!! como veran el fics continua, supongo que me gusto demasiado -.-

voy a sacar una quinta parte que sera la definitiva (espero) XDDD

Tengo el sumary de un nuevo fics que voy a empezar despues de este, si lo quieren leer, me avisan y subo el sumary para que opinen si lo comienzo o no 😛

ja ne!! [*Dikci*]

[*Kiseki-fics*] Kiseki no San Valentin 3ra parte

Kiseki no San Valentín

3era parte: Decisión

Con cansancio se levanto de la mesa y se dirigió a la puerta para encontrarse con la persona menos esperada. . .  .

-¿tu….?- pregunto asombrada

-ohayou. . Lamento molestar tan temprano. . .- Con una sonrisa dejando a Yuki sorprendida- isashiburi Yuki-chan.. . –

-Isashibiri. . . Natsuki-san. . .-

-¡Pero cómo has crecido desde la última vez que te vi!- exclamo con alegría- ¿no me invitas a pasar?-

-ah. . . cla. . . claro. . .pasa. .- se movió un poco para dejarla entrar- “¿porque está aquí? ¿Qué querrá?”-

-¿Quién es Yuki?- pregunto su madre saliendo de la cocina- ¡Natsuki-san!- Exclamo contenta- Ha pasado tanto tiempo. . . ¿Qué te trae por aquí?. . . ¡Pero qué desconsiderada pasa!- tomándola del brazo y llevándola a la sala

-¡Arigatô!- le respondió con una sonrisa y se sentó en uno de los sofás- Con respecto a su pregunta, he venido a ver a Tegoshi-san- le hablo con mucha formalidad

-¿no es un poco temprano para una visita?- susurro Yuki, pero su madre la escucho y le dio un leve codazo- ¿nani?-

-No digas esas cosas Yuki. . . –le susurro su madre- Natsuki-san Yuya está durmiendo, pero enseguida ira Yuki a despertarlo- le dijo con una gran sonrisa y empujando a Yuki a las escaleras

A Yuki no le quedo de otra que ir y hacer lo que su madre decía

“Pero. . . ¿qué le pasa? ¿Viene a estas horas y pretende que saque a Yuya de la cama? ¿Qué no hablo lo suficiente con el ayer?– Pensó Yuki mientras subía las escaleras, al llegar al pasillo se detuvo al frente de la puerta de la habitación de Yuya- “Supongo que es normal. . . Después de lo que paso ayer. . . Es normal que venga a hablar con él. . . ¡Tienes que controlarte Yuki!- se dijo mentalmente y toco la puerta

No obtuvo respuesta, así que volvió a tocar. . . Nada. . . Suspiro y abrió la puerta con cuidado. Cuando entro, todo estaba oscuro. Se dirigió a la cama con cuidado y se sentó. Aunque había poca luz encontró con facilidad el brazo de Yuya con su mano izquierda. Subió su brazo hasta su cuello y cuando pretendía llevar su mano a la cara de él, sintió como algo la jalaba y la acostaba al otro lado de la cama.

-me encanta la forma en que me despertaste- le dijo con una sonrisa, aunque Yuki no pudo verla-

-¿Estabas despierto?-pregunto algo confundida, aunque después se abofeteo mentalmente por la pregunta tan estúpida

-ohayô Yuki- le dijo en el oído, haciendo que un escalofrío recorriera su espalda

-o. . . ohayô. . .- después de un buen esfuerzo por ordenar sus ideas, recordó el porqué había subido a su habitación- Ano. . . Yuya. . .-

-¿nani?- pregunto con su típico tono de niño

-Tienes visita. . .-

-¿Quién podría venir a esta hora?- pregunto confundido

-Natsuki-san. . .- le dijo simplemente, pero sintió como sus músculos se tensaban.

-¿Natsuki? ¿Qué hace aquí?- se levanto de golpe y encendió la lámpara de la mesita de noche

-¿No es obvio? quiere verte- trato de parecer indiferente pero no sabía si lo estaba logrando

-Ahh. . .Dile que ya bajo. . .- se levanto de la cama y se detuvo antes de llegar a la puerta- Yuki. . .- la llamo y espero a que esta le prestara atención para continuar- No malinterpretes esto. . . No sabía que Natsuki iba a. . .- Yuki lo interrumpió

-No estoy malinterpretando nada- le dijo con calma y se levanto de la cama- No es como si hubieras hecho algo malo. . .- salió de la habitación sin dejar a Yuya continuar

No deseaba escucharlo mentir, no creía que fuera capaz de soportarlo esta vez. Cuando termino de bajar las escaleras, no le sorprendió ver a su madre y a Natsuki hablando de lo más contentas. Desde el día en que Yuya se las presento, su madre quedo encantada con Natsuki, siempre decía que era la mujer perfecta para su hijo y se molesto mucho con Yuya cuando le dijo que habían terminado.

-ya lo desperté, dice que baja en un momento- les dijo Yuki interrumpiendo su amena platica

-Arigatô Yuki-chan- respondió Natsuki con una sonrisa, a lo que Yuki solo respondió con una leve reverencia

-¡Ano ne Yuki-chan!- la llamo su madre haciendo que esta se giraba- ya que pasas tanto tiempo con Yuya ¿Podrías ayudarnos?- dirigiendo una mirada de complicidad a Natsuki

-¡Es cierto!- exclamo Natsuki emocionada- ¡¡ella podría ayudarnos!!- dándole una sonrisa a la madre de Yuki

-¿Qué quieres? ¿Por qué me ven así?- pregunto Yuki con desconfianza

-Yuki-chan ya que estas tanto tiempo con Tego-kun, dime ¿sabes si sale con alguien?- le pregunto Natsuki con una sonrisa

Yuki quedo muy sorprendida con la pregunta. Por supuesto que sabía que salía con alguien, ella misma era quien salía con él, pero no estaba dispuesta a decirlo. Antes que tan siquiera pudiera decir algo, vio a Yuya bajar las escaleras, vestido con un pants gris y una franela negra. Aunque ella estaba acostumbrada a verlo así, no podía evitar sonrojarse, así que aparto su mirada y vio como Natsuki se deleitaba viendo a Yuya, esto la molesto pero se controlo.

-¿Para qué quieren saber si salgo con alguien?- pregunto Yuya cuando termino de bajar las escaleras

-Yuki-chan creo que debemos dejarlos hablar- dijo la madre de ambos, tomando a Yuki del brazo y llevándosela a la cocina

Yuya le dirigió una mirada a Yuki de que todo estaba bien, pero Yuki no estaba muy convencida. Lo último que vio de estos dos fue a Yuya acercándose a uno de los sillones, sentándose y comenzando a hablar

-¡Yuki-chan! ¡Dales privacidad!- la regaño su madre por quedarse viendo hacia la sala- ellos tienen muchas cosas de que hablar

-Me imagino. . .- susurro mientras se dirigía a la mesa para continuar desayunando- ¿para que quieren saber si Yuya esta con alguien?- pregunto de repente a su madre, recordando la pregunta anterior

-como que “¿para que?” obviamente para ayudar a Natsuki-san-

-no tienes remedio. . .- volvió a susurrar mientras suspiraba

-Sabes ¿Por qué Natsuki-san regreso?- le pregunto de repente

-¿debería?- le respondió de forma un poco grosera, el tema de Natsuki la estaba cansando un poco

-¡Por supuesto Yuki!- le regaño- es tu deber informarme en lo que anda Yuya

-Yuya ya esta grande, puede cuidarse solo- dijo tratando de parecer indiferente, esa conversación no iba a ningún lado y posiblemente no ayudara mucho a su animo

-¡Oh vamos Yuki! ¡La pobre de Natsuki esta muy mal! Se ha estado preguntando que hizo para que Yuya la dejara ¡incluso llego a dudar de ti!- exclamo su madre como si eso fuera la estupidez mas grande sobre la tierra- Tu eres su hermana y pensar en eso simplemente es ¡horrible! Ni si quiera puedo imaginar como seria eso, que ustedes lleguen un día y. . . . .-

Yuki dejo de escuchar a su madre, su mente se perdió desde el momento en que su madre el dijo que Natsuki sospechaba de ella. ¿Tan obvio era? Las chicas de la universidad se dieron cuenta y aunque eso la perturbo, jamás pensó que Natsuki podría sospechar algo. En esos momentos se preguntaban si hacían lo correcto en seguir con esa relación. . .

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Yuya se sentó en uno de los sillones y Natsuki en seguida lo siguió—aunque no en el mismo que Yuya porque era de una plaza—y lo miro con mucho interés

-Gomen. . . es que no tenia pensando despertarme temprano hoy- comenzó disculpándose Yuya

-no te preocupes, perdóname a mi por venir a esta hora, pero es que de verdad necesitaba hablar contigo- le dijo con una de sus sonrisas de niña- ayer te fuiste tan rápido que no pudimos ter. . .- Yuya la interrumpió

-Creo que ayer me dijiste todo lo que querías decirme. . .- no quería sonar grosero con Natsuki, pero había algo dentro de el que le decía que no era buena idea que ella estuviera allí

-. . .- lo pensó un poco y decidió preguntar otra cosa- entonces dime ¿Por qué? ¿Por qué decidiste acabar con nuestra relación?-

-Yo. . .- no sabia que decirle, no deseaba ser grosero, pero mucho menos contarle la verdad- no puedo- bajo la mirada para evitar la de Natsuki

-¿Por qué? ¡¡Yuya merezco saber!!- le reclamo, se levanto del sillón y se inclino delante de Yuya para verlo a la cara- llevo tres años preguntándome porque lo hiciste. Pensé que había cometí un error, pero por mas que pensaba no recordaba haber dicho o hecho algo que te molestara. Entonces pensé que podría tratarse de otra chica, ¡¡pero nada!!- hizo una pausa para ver si Yuya decía algo, pero al ver que no decía nada, decidió continuar- No recordaba ninguna amiga que me hallas presentado, ninguna chica que se te allá acercado. ¡Incluso llegue a dudar de Yuki-chan! ¿Te parece que es algo justo?-

Yuya quedo en shock por lo último que le dijo. ¿Dudaba de Yuki? ¿Natsuki sospechaba que el tenia una relación con Yuki?—lo cual es cierto—Eso era imposible, nunca le dio motivos para pensar de esa forma ¿o si?

-¡Tego-kun! ¡Por favor respóndeme!- le suplico

-¿Por qué dudas de Yuki? ¿Qué te hizo pensar en ella?- le respondió algo perturbado

-Por la forma en que la tratabas- se levanto y se volvió a sentar en el sillón- si estabas conmigo y ella te llamaba, le contestabas sin importar nada. Ella era mucho mas importarte que cualquier cosa, incluso mas importante que tu trabajo. Siempre estabas para ella, nadie ni nada existía cuando ella estaba a tu lado. . .-suspiro y cerro los ojos- su relación era extremadamente excelente y creo que aun ahora lo sigue siendo. . .- abrió los ojos y Yuya noto como estos estaban brillosos- estaba celosa de ella. . . Tego-kun. . .ya no quiero sentirme así. . . por favor dime que fue lo que te hizo tomar esa decisión. . .- la voz se le quebró por las lagrimas

Yuya estaba muy sorprendido, sin darse cuenta había hecho todas esas cosas. Pero era algo que no podía evitar. Yuki era todo su mundo, todo lo que le importaba, todo lo que el necesitaba para ser feliz, pero solo hasta ahora se daba cuenta de cuánto daño le había causado a Natsuki. Ella era una chica dulce y no se merecía sentirse de esa forma, pero no tenia opción, no podía contarle la verdad.

-lo siento Natsuki. . . Siento mucho que te sientas así. . .- le dijo para tratar de calmarla- tu no cometiste ningún error, eres una buena chica y estoy seguro que encontraras a un buen chico, pero yo ya. . .- Natsuki lo interrumpió

-No es cierto. . .- se levanto del sillón y volvió a inclinar para quedar a la altura de Yuya, quien ahora la veía- ¡¡No encontrare a nadie porque te quiero a ti!!- lo abrazo por el cuello- Aishiteru Tego-kun

A pasar de que Yuya no sabía qué hacer, saco fuerzas y la parto a Natsuki con delicadeza

-Lo siento mucho Natsuki, pero yo. . .- dio un gran suspiro y continuo- yo ya no siento lo mismo por ti. . .Te quiero, pero como una amiga- se levanto del sillón y camino hacia las escaleras- espero que puedas olvidarte de mi

-Demo. . Tego-kun. . . ¿Por qué? ¿Por qué ya no me quieres?- dijo mientras las lagrimas bajaban por sus mejillas

-lo siento pero es algo que no puedo decirte. . .-

-¡Pero necesito saberlo!- le exigió mientras se acercaba a el y lo tomaba del brazo para darle la vuelta y enfrentarlo

-¡No! ¡¡No necesitas saberlo!!- cerro los ojos con fuerza y trato de tranquilizarse- Natsuki, ya no siento lo mismo por ti, eso debe y es suficiente para ti- se soltó del agarre de Natsuki y subió las escaleras

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Yuki se encontraba sola en la cocina. Su madre, después de cinco minutos de hablar sin parar, se dio cuenta de que Yuki no la escuchaba y se le hacía tarde, así que se marcho sin hacer el mas mínimo ruido para no interrumpir la conversación de Natsuki y Yuya.

Yuki aun seguía pensando en lo que le había dicho su madre, pero sus pensamientos fueron interrumpidos por los gritos en la sala y después un portazo en la parte de arriba. Se dirigió a la sala, pero antes de llegar vio a Natsuki parada al pie de las escaleras llorando.

-Natsuki-san ¿esta bien?-

-Como si te importara. . .- susurro, pero Yuki no logro escucharla

-Eh. . .?-

-Estoy bien- le dijo de en un tono algo frio y se levanto para buscar sus cosas

-¿Dónde está Yuya. . .?- pregunto extrañada por el rato comportamiento de Natsuki

-Subió. . .- antes de tomar su bolso se detuvo y se volteo hacia Yuki- ¿Yuya? La última vez que los vi juntos, le decías “oniisan” ¿Por qué el cambio?- pregunto sin ningún rastro de alegría en el rostro

-ah. . .- Yuki no supo que contestarle, pero sintió unas ganas horribles de abofetearse así misma por haberlo llamado así- A. . . A Yuya ya no le gusta que le diga “oniisan”- dijo algo nerviosa

-So. . .- tomo su bolso y se acerco a Yuki- Me imagino que tu madre te comento lo que hablamos- no dejo que Yuki le contestara y continuo hablando- No me importa la relación que tengas con Tego-kun, si eres su hermana, su amiga o su. . . novia. . .- camino hacia la puerta mientras dejaba a Yuki cada vez mas sorprendida- Si tengo que destruir tu relación con Tego-kun lo hare. . . No me importa que, Tego-kun volverá conmigo. Así que prepárate Yuki- abrió la puerta y se marcho

Yuki no sabia si asustarse o llorar, jamás vio a Natsuki hablar de esa forma. Además ella. .  .¿De verdad creía que tenia una relación con Yuya? ¿Mas allá del amor entre hermanos? Aunque esto era cierto, ella lo sabía o por lo menos lo sospechaba.

Yuki sintió como las lágrimas comenzaron a bajar por sus mejillas. Sabía que su relación con Yuya sería muy complicada, difícil y por sobre todas las cosas prohibida. Pero jamás pensó que dolería tanto como para hacerla sentir temerosa del futuro que les esperaba. Sintió como Yuya bajaba las escaleras y comenzó a secarse las lágrimas.

-¿Yuki? ¿Dónde esta Natsuki?- pregunto desconcertado por no verla

-Se fue. . .- dando le espalda

-¿te encuentras bien?-

-¿Por qué no habría de estarlo?- suspiro y se dio la vuelta para subir a su habitación

-¡Yuki. . .!- la tomo del brazo e hizo que lo mirara- ¿hablaste con Natsuki?- le pregunto serio

-¿importa. . .?- esquivo su mirada

-¿Qué te dijo?- le volvió a preguntar, estaba perdiendo un poco la paciencia por el extraño comportamiento de Yuki

-¡Nada!-Exclamo soltándose pero Yuya enseguida la volvió a tomar y la abrazo

-No sé qué te pasa. . .- le susurro en el oído- desde ayer estas rara, Yuki ¿Por qué me mientes?-

-¡¡Tu eres el único que miente!!- se volvió a soltar y comenzó a subir las escaleras- ¡¡¡hazme un favor y no me molestes!!!- entro en su cuarto y cerro de un portazo

Yuya no se quedo atrás y también subió. Abrió la puerta de Yuki de golpe y fue hasta donde estaba ella y la tomo por los hombros. Por la fuerza que uso, ambos cayeron en la cama. Yuki se asusto mucho por la reacción de Yuya, jamás lo había visto tan molesto.

-¿se puede saber qué demonios te pasa? Actúas muy extraño desde ayer- le susurro con aparente tranquilidad. La cual no se le reflejaba en los ojos

-Ya te dije. . . que no me pasa nada. . . Así que suéltame. . .-

-Tu no eres así. . .No estarías así si no te pasara nada- acerco un poco su rostro al de ella- Natsuki te dijo algo ¿no es así?-

-¡¿Por qué te preocupa tanto lo que Natsuki pudiera decirme?!- le encaro

-Es la única explicación que le encuentro- se defendió

-Me dijo. . .Que dudaba de mi y que haría hasta lo imposible para que tu volvieras con ella ¿feliz?-

-así que te lo dijo- susurro y después de unos segundos suspiro

-¿No te das cuenta Yuya? ¡Ella lo sabe!- le acuso

-¡No lo sabe!- se defendió

-¡¡lo sospecha!!-

-. . . No me importa si lo sospecha- le dijo tratando de tranquilizarse- ella puede pensar y hacer lo que quiera, no me importa- soltó a Yuki y se levanto- voy a llegar tarde, nos vemos en la noche. . .- salió de la habitación cerrando la puerta

Yuki no entendió para nada el repentino cambio de Yuya, pero la molesto mucho. Se levanto de la cama y lanzo a la puerta lo primero que encontró, en este caso su bolso de la universidad. Este se abrió cuando choco con la puerta y se salio todo lo que había adentro. Yuki suspiro y se acerco a recogerlo. Mientras guardaba todo vio el sobre que le habían entregado el día anterior. Se había olvidado de el por completo. Lo tomo y se sentó en su cama, le dio la vuelta para abrirlo. Comenzó a leerlo y se sorprendió de su contenido.

-Carta de aceptación. . .- comenzó a leer la primera parte- Esto no puede ser. . .-Volvió a leerla creyendo que habían comentado un error, pero estaba en lo correcto- Felicidades, ha sido seleccionada para un intercambio estudiantil con un estudiante de nuestra sede en Honk Kong. . .-

Yuki reviso el sobre para ver si encontraba algo que le dijera que era mentira, pero encontró un papel rectangular. Cuando lo distinguió mejor, se dio cuenta de que era un boleto de avión con fecha para. . . ¡Mañana!

-Esto. . . esto no puede ser. . . Yo no puedo. . .- dejo la idea en el aire y comenzó a pensar

Irse podría ser bueno, podría despejar las dudas y ella tendría tiempo para pensar. Estaba segura que sus padres no estarían en desacuerdo. . .Pero Yuya era otra historia, el no la dejaría marchar. Y esa parte iba a ser la mas dura de todas. Dejarlo.

Pero si quería que todo se despejara, tenia que hacerlo. Las palabras de las chicas de la universidad volvieron a ella, si la relación que ella mantenía con Yuya se sabia, seria malo para su carrera y ella no quería que Yuya dejara lo que amaba por ella, porque de eso estaba segura, si lo ponían a elegir entre su carrera y ella, estaba completamente segura que la elegiría a ella y eso era algo que no podía permitir. Además estaba Natsuki de por medio, ella es la única persona que cree que entre ellos pasaba algo. . .

-¡¡Dios no puedo con esto!!- se dejo caer en su cama y comenzó a llorar- perdóname Yuya pero no puedo. . . ¡¡perdóname!!-

-.-.-.-.-.-.-.-

Yuya no estaba de muy buen humor desde que llego a ensayar con los chicos para el evento de San Valentin. Todos se daban cuentan, pero prefirieron no preguntarle, para darle un poco de privacidad, pero esto no evito que Ryo le pidiera que prestara un poco mas de atención al baile y a la canción.

No podía evitar estar distraído, no tenía cabeza para otra cosa que no fuera su discusión con Yuki y Natsuki. En realidad no le importaba si Natsuki sospechaba o sabia que el mantenía una relación con Yuki, lo que de verdad le preocupada era el estado de Yuki y que esta no se enterara lo que había ocurrido hace dos días con Natsuki, ya que ella no le perdonaría nunca que le haya mentido. Puede que sonara algo frió de sus parte, pero el amaba a Yuki y solo le importaba estar con ella y que ella se sentiría bien. . .

De nuevo, la idea del día anterior volvió a el. Y si ¿la extraña actitud de Yuki se debiera a que ya no era feliz estando con el? El amor de ellos era un pecado y tal vez ella deseaba más. Toda chica deseaba poder decirles a todos que estaba enamorada de alguien, poder tomarlo de la mano con libertar, besarlo sin importar quien los viera y eso eran cosas que no podían hacer. No sabia que pensar, no sabia que es lo que ella deseaba, no sabia lo que pensaba y deseaba con todo corazón poder saberlo.

-sea lo que sea que tengas, espero que no actúes así mañana- le dijo Massu al acercarse a el- recuerdas que es una fecha muy importante para las fans-

-Massu. . . no te preocupes, para mañana estaré bien- le aseguro

-Sea lo que sea, espero que te arregles pronto con Yuki- le dijo con una sonrisa, confundiendo a Yuya- no me mires asi, siempre que estas de esa forma es por Yuki

-. . .- suspiro- tienes razón- le dijo con una media sonrisa- no te preocupes para mañana estaré bien para mañana-

Ambos se dirigieron con los demás para comenzar de nuevo los ensayos. Yuya trato de no pensar en sus problemas de nuevo en toda la tarde. Massu tenía razón, no podía defraudar a las fans que irían a verlo al día siguiente, era un día muy especial para ellas. Al llegar a casa hablaría con Yuki, aclararía todo y mañana daría una gran función.

-.-.-.-.-.-.-.-

Yuya llego a la casa muy emocionado, su ánimo había mejorado al pensar en hablar con Yuki. Cuando entro en la sala vio unas maletas y eso lo extraño, nadie le dijo que alguien llegaba de viaje

-tadaima- dijo cuando llego a la sala en donde estaban sus padres y Yuki- ¿de quien son las maletas?-

-¡A que no adivinas!- le dijo su madre contenta

En ese momento Yuya se asusto, no quería pensar que esas maletas fueran de Natsuki, la simple idea lo asustaba

-¿de quien?- pregunto con miedo

-¡¡de YUKI!!-gritaron emocionados sus padres, pero Yuya se confundió

-¿de Yuki?. . .- a penas si pudo decir eso- ¿Cómo que de Yuki? ¿Planeas donar toda tu ropa?- dirigiéndose a Yuki

-. . .- suspiro y tomo valor para lo que tenía que decirle-Me voy. . .Me voy a Honk Kong. . .

Esas palabras hacían eco en su cabeza. Yuki se iba. . . se. . ¿Iba? ¡¿Por qué?! No sabia que decir, quería gritarle que estaba loca, quería tomarla en ese momento y llevársela lejos donde nadie pudiera encontrarlos. Quería. . . quería que se quedara. . .pero. . .por alguna razón. . . no encontraba las palabras. . .

Continuara. . . .

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Hola!! Recuerdan que les dije que el fics, tenia 3 partes?? Pues. .  . Ahora tiene cuatro ^-^ es que no pude terminarlo en tres u.u espero que no les moleste que todavia falte una parte 😛

ja ne!! [*Dikci*]